Los autónomos frenan la sangría de Sánchez

El Gobierno cede y acuerda con las organizaciones de trabajadores por cuenta propia un alza de la cuota de entre cinco y siete euros al mes. En octubre, el Ministerio de Trabajo planteaba un aumento mínimo de 39 euros.

El Gobierno cede y acuerda con las organizaciones de trabajadores por cuenta propia un alza de la cuota de entre cinco y siete euros al mes. En octubre, el Ministerio de Trabajo planteaba un aumento mínimo de 39 euros.

Los autónomos han ganado la batalla al Gobierno y han logrado que Pedro Sánchez recule en su propuesta inicial de subida de cuotas para el año que viene. Tras varios vaivenes del Ministerio de Trabajo respecto al alcance del alza y con Podemos acusando al Ejecutivo de traicionar su pacto para no subir los impuestos a los trabajadores por cuenta propia, finalmente la cuota apenas subirá cinco euros al mes a partir del 1 de enero de 2019. En concreto, aumentará en 5,36 euros para los 1,9 millones de autónomos persona física y 6,89 euros mensuales para 1,2 millones de autónomos societarios. Así lo anunciaron ayer ATA y UPTA, las dos organizaciones más representativas del sector, que se reunieron con el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado.

Marcha atrás de Valerio

Las bases mínimas de cotización se elevarán un 1,25% y el tipo de cotización será del 30%, frente al 29,9% actual. El primer planteamiento del Gobierno era una subida de la base mínima con tres escenarios posibles, con incrementos de entre el 1,25% y el 12%. No obstante, se incluía también una importante subida de tipos, que se situaban en un máximo del 33,7%. Así, la subida mensual de cuotas oscilaba entre los 39,4 euros y los 48,7 euros.

«Frente a la subida que planteó el ministerio de 40 euros al mes en la primera propuesta que nos presentó o los 22 euros al mes de la segunda, ATA y UPTA hemos conseguido que se acuerde una subida de 5 euros al mes, que traerá consigo una mayor y mejor protección», dijo la asociación presidida por Lorenzo Amor. Para 2020 el tipo de cotización subiría hasta el 30,3%; en 2021, al 30,6%; y en 2022, al 31%.

En cualquier caso, se trata de una medida provisional, a la espera de que Trabajo ponga en marcha la reforma del sistema de cotización de los autónomos para vincularlo a los ingresos reales, de manera que se garantice a los autónomos con menos ingresos una cotización más baja. Precisamente este asunto es que el que ha llevado a Uatae, otra asociación de autónomos, a desmarcarse del acuerdo. María José Landaburu, secretaria general de Uatae, exigió al Ministerio que establezca un compromiso con fecha cierta, antes de terminar el 2019, para la cotización por ingresos reales. «Hasta que esto no venga reflejado y comprometido no podemos suscribir un acuerdo», dijo.

En este sentido, la Secretaría de Estado de la Seguridad Social se ha comprometido a presentar antes del 31 de enero de 2019 un primer documento que desarrolle un sistema de cotización «atenuada» para los trabajadores dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), dando prioridad a los trabajadores con ingresos inferiores al salario mínimo. El objetivo es tenerlo listo durante el próximo año.

Además, el acuerdo propone fijar una tarifa plana de autónomos en 60 euros de cotización, que incluirá la cobertura por contingencias comunes y profesionales. Se flexibilizarán los requisitos para el acceso a estos beneficios para las trabajadoras que inicien una actividad por cuenta propia tras haber cesado como consecuencia de su maternidad y la administración controlará al final del año si se mantiene el ejercicio de la actividad del trabajador beneficiario de la tarifa plana.

A cambio del incremento de las cotizaciones, los autónomos se beneficiarán de varias medidas. Mejorarán su acceso al paro, con condiciones más flexibles y una ampliación de la duración de la prestación. Tendrán derecho a cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el primer día de baja, así como derecho a acceder a la formación continua y reciclaje profesional. No pagarán la cuota de Seguridad Social a partir del segundo mes de baja por enfermedad o incapacidad temporal hasta el momento del alta.