Los expertos celebran la mejora de Moody's, pero difieren sobre sus efectos

La mejora de la deuda soberana española por parte de Moody's es una buena noticia que hace presagiar un movimiento similar de las otras dos grandes agencias, aunque hay disparidades sobre si se traducirá en una rebaja de la prima y abaratará las emisiones de deuda.

La mejora de la deuda soberana española por parte de Moody's es una buena noticia que hace presagiar un movimiento similar de las otras dos grandes agencias de calificación de riesgos, aunque hay disparidades sobre si se traducirá en una rebaja de la prima de riesgo y abaratará las emisiones de deuda.

Según distintos expertos consultados por Efe, la subida de la nota de la deuda española de Baa3 a Baa2, dos escalones por encima del bono basura, supone un espaldarazo a las medidas económicas del Gobierno de Mariano Rajoy en vísperas del debate del estado de la nación.

Es de valorar también que se trate de la primera subida de calificación desde que en 2009 las agencias comenzaran a degradar el bono español, que hasta entonces consideraban como de la máxima calidad.

A partir de ese año todos los golpes a la calificación de España se fueron dando en cascada por unas agencias acusadas de procíclicas y de copiarse unas a otras. Por eso ahora se espera que Fitch -el 23 de mayo- y Standard & Poor's -el 25 de abril- también mejoren la solvencia del país.

Para el economista José Carlos Díez, profesor de Icade, la subida de Moody's es una buena noticia, aunque al ser un indicador retrasado de la prima de riesgo no debería tener mucho impacto en el mercado, más allá de ayudar a consolidar los actuales niveles.

Además recuerda que la agencia amenaza con volver a bajar la nota si se desboca la deuda pública -que superará el 102 % del PIB en 2016 según Moody's- si se desvía la consolidación fiscal o si hay más necesidades de capital en la banca.

"La completa nacionalización de la Sareb, desviaciones del déficit previsto para 2014 o el contagio por otra crisis en Grecia nos pueden meter de nuevo en bajadas de rating. Hay que ser prudentes, la situación es muy complicada", concluye.

Tampoco el economista del servicio de estudio de IEE Pablo Almagro cree que la mejora de la nota del bono vaya a tener un efecto en lo que España paga por su deuda, ya que el mercado va por delante de estas calificaciones, y supone más bien una constatación de las reformas estructurales ya realizadas.

A su juicio, lo que sí puede tener más influencia a la hora de mejorar el diferencial entre la deuda española a diez años y el bono alemán es el hecho de que la perspectiva de la nota se mantenga en positivo.

"Esto hace que el riesgo de comprar deuda española sea aún menor y mejora la confianza", dice Almagro, para quien también es bueno que ahora las agencias tengan un calendario, ya que su análisis es más meditado y prudente que cuando sacaban una nota de manera inopinada en el momento que detectaban cualquier cambio de tendencia.

Otros expertos sí creen que el paso de Moody's va a suponer una mejora de la economía española, aunque "la afectación para el ciudadano de a pie será lenta", advierte el profesor del Instituto de Estudios Bursátiles Miguel Ángel Bernal.

Con una prima de riesgo que a su entender podría acabar el año entre 125 y 150 puntos básicos si no hay sorpresas (ayer cerró en 189) la subida de la solvencia es una ayuda si se tiene en cuenta que más de la mitad de los presupuestos generales del estado se dedican al pago de la deuda, junto a pensiones y desempleo.

Otra consecuencia beneficiosa de la subida de un peldaño en la calificación -añade- es el efecto contagio para la nota de las deudas privadas españolas, es decir, las que emiten las grandes empresas para financiarse.

Para el profesor de ESADE Robert Tornabell también está claro que los mercados internacionales están "muy atentos"a las calificaciones de las agencias, por lo que se trata de un "espaldarazo"a la recuperación de la economía española.

"Es un gran paso para España, pero quedan tareas pendientes", resume el profesor, en la línea de lo que ha dicho desde Sydney el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Según el titular de Economía, queda camino por recorrer, pero si mejora el ratio deuda pública/PIB y se consolida el crecimiento pueden esperarse futuros avances por parte de las agencias de calificación.