Moody’s advierte de que bajará el rating a España si se revierten las reformas del PP

La agencia rebaja la perspectiva del país porque cree que no hará reformas en años.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La agencia rebaja la perspectiva del país porque cree que no hará reformas en años. Lamenta que las fuerzas partidarias de los cambios no vayan a poder gobernar.

España está en un atolladero político que poco a poco va minando su credibilidad. La última en mostrar su desconfianza fue ayer la agencia de calificación de riesgos Moody’s. Aunque en su último informe sobre el país confirma su nota en Baa2, rebaja sin embargo su perspectiva de positiva a estable por el escaso impacto que han tenido algunas de las reformas y la incertidumbre política que, a su juicio, impedirá aprobar en los próximos años las reformas que el país todavía necesita.

La nota de Moody’s es dura tanto en lo referido al aspecto político como al económico. La agencia advierte de que aunque los desafíos del país son todavía sustanciales –alto paro, déficit por encima del 4% y deuda en el entorno del 100% del PIB–, «es improbable que el país realice reformas adicionales significativas, lo que tendrá un impacto negativo en el crecimiento y la deuda». Moody’s cree que el «sentido de urgencia» reformista de los últimos años parece haber desaparecido tras la recuperación y la falta de presión de los mercados. A ello se suma el «fragmentado» panorama político surgido de las elecciones del 20 de diciembre. En este aspecto es contundente. Da igual cómo se resuelva el «impasse» político actual y el Gobierno que salga. No habrá reformas al menos en tres o cuatro años. «Moody’s cree que hay pocos signos de que habrá acuerdo entre el grupo de gobernantes para realizar reformas porque las fuerzas prorreforma no tienen suficiente fuerza parlamentaria para implementarlas», lamenta.

Su análisis político, no obstante, va más allá de insinuar que sin el impulso reformista del PP poco se avanzará. Y pone también el acento en los planes regresivos anunciados por Podemos si logra influir en el Gobierno. «Revertir las reformas que han sido aprobadas en los últimos años añadiría presión a la baja al rating de España. Un resurgimiento del estrés de los mercados financiero y de deuda también sería negativo para el crédito», añade.

La otra gran incertidumbre política que se cierne sobre el país, Cataluña, preocupa menos a la agencia. En este momento considera «altamente improbable» la secesión de la región. No obstante, advierte de que si las probabilidades aumentan, sería algo negativo para el rating español «dado el tamaño e importancia de la región para España».

Entre los hándicaps económicos que han llevado a Moody’s a rebajar la perspectiva del país está el poco efecto que han tenido algunas de las reformas aprobadas. Aunque alaba la efectividad de algunas como la reestructuración financiera o los cambios laborales, cree que otras, como la de unidad de mercado o la de las pensiones, han tenido «un impacto inferior al que habíamos anticipado» cuando la agencia otorgó la perspectiva en 2014.

Moody’s también se muestra insatisfecha con el desempeño fiscal español. «A pesar de tener un crecimiento mayor del esperado, los resultados fiscales han sido peores de lo esperado». La agencia calcula que España incumplirá su objetivo de déficit para 2015 del 4,2% por 0,8 puntos porcentuales. Además, cree que su déficit estructural –el que excluye el servicio de la deuda– subirá del 1,7% al 2,5%. Para Moody’s, las cuentas de las comunidades autónomas y de la Seguridad Social son las responsables de este desequilibrio fiscal. La deuda permanece «muy alta» y sus previsiones son que supere el umbral del 100% del PIB muy pronto.