Actualidad

Nuevo varapalo de Bruselas a Sánchez: rebaja cuatro décimas el crecimiento y avisa de que no cumplirá el déficit

La Comisión Europea revisó este jueves a la baja su previsión de crecimiento de la economía española, al 1,9% del PIB este año y al 1,5% en 2020

La Comisión Europea revisó este jueves cuatro décimas a la baja su previsión de crecimiento de la economía española tanto para 2019, hasta el 1,9 %, como para 2020, al 1,5 %, en ambos casos por debajo de las proyecciones del Gobierno.

Publicidad

Bruselas ya no se cree las cuentas de Pedro Sánchez que presentó la ministra de Economía, Nadia Calviño. La Comisión Europea ha empeorado en cuatro décimas su pronóstico de crecimiento sobre la economía española para el bienio 2019-2020 y ahora solo espera una expansión del 1,9% en el PIB para el actual ejercicio -un recorte de 5.000 millones- y del 1,5% para el siguiente. Esta revisión claramente a la baja contrasta con la que hizo el pasado mes de julio, cuando auguraba que crecería un 2,3 y 1,9%, respectivamente. La razón del ajuste la atribuye a la revisión de la Contabilidad Nacional efectuada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y "un impulso del crecimiento más débil". Estas previsiones de la Comisión Europea son claramente menos optimistas que las que actualizó el Gobierno el mes pasado, que anticipaban un avance del PIB del 2,1 % este año y del 1,8 % el próximo.

La ausencia de Presupuestos Generales del Estado para el próximo ejercicio por la interinidad del Gobierno hace que las Previsiones Macroeconómicas de Otoño publicadas por el Ejecutivo comunitario proyecten que el déficit público sea del 2,3 % del PIB este año, la misma cota que calculaban en mayo y tres décimas más de lo estimado por el Ejecutivo español, y que en 2020 baje al 2,2 %, dos décimas por encima de sus últimas estimaciones. Estas cifras contrastan con las que pretende el Gobierno de Pedro Sánchez, que las sitúa en el 2% y el 1,7%, respectivamente. Esta revisión del déficit por parte de la UE equivale a unos 28.000 millones de euros.

La Comisión Europea advierte de que la economía española se enfrenta a "riesgos"e "incertidumbres"y presenta síntomas perjudiciales, como el aumento del ahorro por parte de los hogares, que deprime el consumo privado, y por consecuencias derivadas de las tensiones comerciales globales. De hecho, el Ejecutivo comunitario cree que el incremento del PIB español seguirá ralentizándose en 2021, y lo sitúa 1,4%, cinco décimas menos que este año.

Desde que se convocasen nuevas elecciones generales para tratar de salvar la situación de bloqueo que atraviesa España desde hace meses, la obsesión de Moncloa ha sido dejar fuera del debate la economía y minimizar todas las señales de alarma que han saltado sin cesar en los últimos meses. Sin embargo, el plan de Pedro Sánchez ha saltado por los aires en apenas 48 horas, con la cita con las urnas ya a la vuelta de la esquina. Primero fue el paro, con los peores datos del mercado laboral desde 2012, cuando la crisis asolaba España. Ahora es la Unión Europea, que ha empujado de su nube al Gobierno en funciones recortando drásticamente sus previsiones de crecimiento.

Publicidad

Este varapalo de Bruselas supondrá un «hachazo» de casi 5.000 millones de euros en el crecimiento, que a buen seguro comprometerá el cumplimiento de los compromisos de déficit adquiridos con Bruselas. Además, pone en el punto de mira las intenciones presupuestarias de un hipotético nuevo Gobierno de Sánchez, que ya ha anunciado sus deseos de poner en marcha un fuerte incremento del gasto, unido a una masiva subida de impuestos a las empresas y a las rentas más altas, pese a la fuerte desaceleración que está sufriendo la economía española.