Rechazo agrario a las ayudas de Planas por la sequía

Agricultura envía a un simple subdirector general a la reunión y busca sinónimos para no utilizar el término maldito en el campo.

La sequía golpea con fuerza las dos Castillas, Extremadura, Madrid, parte de Andalucía y Aragón
La sequía golpea con fuerza las dos Castillas, Extremadura, Madrid, parte de Andalucía y Aragón

Agricultura envía a un simple subdirector general a la reunión y busca sinónimos para no utilizar el término maldito en el campo.

Las organizaciones agrarias han mostrado su decepción por las medidas que ofertaron los representantes del Ministerio de Agricultura en la reunión celebrada a finales de la semana pasada de la llamada Comisión Permanente de Adversidades Climáticas para abordar el problema de la sequía. La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) incluso llegó a calificarla de «tomadura de pelo» y ha dado un ultimátum de una semana a Luis Planas para que presente un plan de apoyo más ambicioso.

En primer lugar, las tres organizaciones agrarias, ASAJA, COAG y UPA han criticado el bajo nivel de la representación ministerial, que estuvo encabezada por el subdirector general de Estadística, sin que apareciese por allí el ministro, ni la subsecretaria, de la que depende este asunto, el secretario general o algún director general. Es como si quisiesen negar la existencia de un grave problema, como es la sequía, en gran parte de España. Esto coincide con el hecho de que se encargó a algunos funcionarios del Ministerio que buscasen palabras y expresiones sinónimos de sequía para evitar usar este término.

Desde el Departamento dirigido por Luis Planas se pusieron sobre la mesa una serie de medidas, que podrían considerarse como normales, porque se han aplicado otros años, sin esta situación de por medio. Sin embargo, en el actual, la sequía reviste una enorme gravedad en las dos Castillas, Extremadura, Madrid, parte de Andalucía y Aragón.

Entre ellas figura elevar al 70% el porcentaje de ayudas directas que podrá anticiparse a partir del 16 de octubre, la posibilidad de que los animales pasten en los barbechos no productivos declarados como superficies de interés ecológico y la reducción de módulos de las producciones afectadas de cara a la declaración de la renta que se haga el año que viene. Desde Asaja pidieron ayudas para las infraestructuras y el abastecimiento de agua de la ganadería y que se pongan en marcha las ayudas de «mínimis». Desde COAG reclaman medidas urgentes para que los ganaderos accedan a recursos hídricos públicos y para aliviar el encarecimiento de los costes de producción derivados de la escasez de pastos. Desde la UPA insistieron en las ayudas de «mínimis» con el fin de que puedan alimentar y dar de beber a los animales. Las tres insistieron en que, además de los daños en cereales y ganadería, también hay en los cultivos permanentes, como olivar, viñedo y frutos secos.