Santamaría reconoce que llevará tiempo «borrar las huellas» que ha dejado la crisis

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó este lunes que la economía española está mejorando, pero admitió que "llevará tiempo borrar todas las huellas que la crisis ha dejado en la economía y en las familias".

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmó este lunes que la economía española está mejorando, pero admitió que "llevará tiempo borrar todas las huellas que la crisis ha dejado en la economía y en las familias".

En su intervención en el acto de clausura de la Junta Directiva de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), la vicepresidenta destacó que la economía "ha dejado atrás la recesión"

y la "inversión extranjera ha vuelto", por lo que aseguró que "sin duda España superará la crisis".

También quiso destacar el importante papel que han jugado los autónomos en la recuperación de la economía. Según la vicepresidenta, "gracias"a este colectivo "estamos empezando a crecer".

Sin embargo, insistió en la necesidad de "mantener el rumbo"y "perseverar en las transformaciones"y añadió que "no podemos parar el plan de reformas".

En su opinión, la dirección de las reformas acometidas por el Gobierno "es la de la salida de la crisis"y destacó que España "ha hecho el mayor ajuste de todas las economías del G-20"y que existe un "consenso en señalar a España como un ejemplo de superación, no como el problema que era". También hizo hincapié en que las reformas acometidas son estructurales, por lo que no se trata de un "ajuste temporal", sino que asegura que "no se repitan los excesos del pasado".

Morosidad

En cuanto al principal problema que denuncian los autónomos, que es el de la financiación y la morosidad, Sáenz de Santamaría destacó los planes de pago a proveedores, pero admitió que "no podemos conformarnos con eso".

"No podemos ir enlazando los planes de pago sin atacar de raíz el problema", dijo la vicepresidenta, quien apuntó que, por esta razón, el Gobierno ha creado el plan de erradicación de la morosidad.

En este sentido, apuntó que en la actualidad el tiempo de pago de la administración central a sus proveedores está ya en 35 días, por lo que está cerca del objetivo de 30 días.

También recordó que en los últimos dos años las administraciones han ido pagando sus facturas, por un importe de casi 42.000 millones de euros destinados a cerca de 230.000 proveedores que ha permitido "evitar el efecto cascada de cierre de negocios por el impago de las administraciones. En cuanto a la financiación, admitió que "queda mucho por hacer"

y apostó por "combinar"la mejora de la financiación bancaria con "otra fórmulas".

La vicepresidenta apuntó que en 2013 las entidades nacionalizadas dieron 28.000 millones de euros en créditos de los que el 60% se dirigió

a empresas.

También avanzó que el Ejecutivo seguirá trabajando en fórmulas alternativas y se mostró esperanzada en que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) "siga mejorando sus resultados"en 2014, después de cerrar un 2013 "marcando máximos históricos".

Por último, afirmó que 2014 estará marcado por la "completa"reforma tributaria que llevará a cabo el Gobierno y que tendrá una "gran vinculación con la creación de empleo y la capacidad de generar riqueza".

Punto de inflexión

Por su parte, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, sostuvo que "hay noticias que invitan a la esperanza"y destacó que 2013 "ha sido un punto de inflexión"y "ha marcado un cambio de tendencia".

Por esta razón, auguró que 2014 será "el año de la recuperación"y, sobre todo, "el año de los autónomos".

No obstante, advirtió de que "no debemos ser complacientes"ya que aún queda "mucho camino". "Sin medidas y sin combatir lo que está estrangulando a los autónomos -principalmente financiación- nuestra salida de la crisis será más lenta de lo que todos deseamos", añadió.