Santander compra el 51% de Financiera El Corte Inglés

La RazónLa Razón

Tras varios meses de negociaciones que arrancaron la pasada primavera, El Corte Inglés y Banco de Santander llegaron ayer a un acuerdo por el cual la entidad que preside Emilio Botín se hace con el 51% de la división financiera de los grandes almacenes. Con esta operación, que se cerró en 140 millones de euros, Santander Consumer Finance (SCF), la filial de financiación al consumo del banco, se convierte en líder europeo en la concesión de este tipo de créditos tras la adquisición del 51% del que era hasta ahora el referente en España en este tipo de productos. La financiera de Santander ocupaba la segunda posición en España por detrás de El Corte Inglés.

Las dos partes aseguraron a este diario que se trata de «un acuerdo estratégico» o «joint venture» que no derivará en ningún tipo de absorción de la financiera de los grandes almacenes. De hecho, según confirmaron fuentes de Santander, la adquisición no modificará en caso alguno la marca , que «seguirá operando exactamente igual», como Financiera El Corte Inglés, con su misma sede social y los mismos productos. «Lógicamente se producirá una ampliación de los productos que ofrece la financiera» resultante, remarcaron las mismas fuentes.

Diversificación de carteras

La operación iniciará el correspondiente proceso de trámite de autorizaciones regulatorias con Bruselas, Banco de España y Banco de Portugal, que está previsto termine en el primer trimestre de 2014. Después del proceso de «due-diligence» realizado sobre los estados financieros a 31 de julio de 2013, Financiera El Corte Inglés se ha valorado en 415 millones de euros.

La gestión de Financiera El Corte Inglés, que opera tanto en España como en Portugal, se realizará de forma conjunta entre El Corte Inglés y Santander Consumer Finance, si bien la entidad bancaria nombrará cuatro de los siete miembros del Consejo de Administración. Los otros tres corresponderán a El Corte Inglés.

La adquisición del 51% responde, según afirmaron fuentes de la compañía que preside Isidoro Álvarez, a un moviviento de SCF para asegurarse el liderazgo europeo más que a la intención de Santander de hacerse con el control en la gestión de la financiera de los grandes almacenes.

El acuerdo aumenta la diversificación de la cartera de SCF en España y Portugal gracias a la complementariedad de su negocio con el de Financiera El Corte Inglés. Por su parte, El Corte Inglés podrá potenciar e impulsar más campañas para incrementar sus ventas en todos sus centros comerciales y mantener sus productos y servicios financieros de valor añadido para sus clientes.

La plantilla de Financiera El Corte Inglés se mantendrá sin cambios y continuará con las mismas condiciones laborales que hasta ahora.

La alianza entre el Santander y la financiera de El Corte Inglés, la más grande de España, supondrá la creación de un gigante con unos nueve millones de clientes, que a partir de ahora tendrán acceso a una oferta más amplia de productos. La financiera de El Corte Inglés tiene un volumen de negocio próximo a los 6.663 millones y está valorada en unos 415 millones.

Las negociaciones estuvieron a punto de concretarse antes de que El Corte Inglés lograra el acuerdo para refinanciar el 76% de su deuda, unos 3.800 millones, con media docena de entidades, entre ellas el Santander.

Sin embargo, la cadena de distribución optó finalmente por renegociar buena parte de su deuda con la banca y, posteriormente, avanzar en las conversaciones con Banco Santander.

La actividad principal de Financiera El Corte Inglés es apoyar la venta de las empresas del Grupo mediante la emisión y comercialización de sus productos financieros, que se circunscriben, básicamente, a la financiación con pago aplazado mediante la Fórmula Personal de Pago y a la financiación mediante la tarjeta de compra El Corte Inglés.

Financiera El Corte Inglés concentró el 42% de los créditos concedidos para la adquisición de bienes de consumo en 2012.

En total, en el sector de consumo se efectuaron 5,55 millones de contratos en 2012, lo que supuso un aumento de 42.000 operaciones en relación al año anterior, con un importe medio en torno a los 2.570 euros.

La inversión nueva en financiación de bienes de consumo retrocedió un 4,44% en 2012, hasta 14.287,5 millones.