Última jornada del IBEX en un año para olvidar

La Bolsa española. Foto: Efe
La Bolsa española. Foto: Efe

Cerramos el año con una última sesión positiva dentro de nuestro selectivo, que no consigue maquillar un desastroso 2018. Tarea difícil la encomendada a nuestro índice en una jornada en la que sólo ha cotizado media sesión y en la que el acumulado negativo del año con un doble dígito, -que no veíamos desde hace más de un lustro-, era difícil de solventar. No consuela tampoco que hayamos cerrado lejos de los mínimos del ejercicio y nos hemos alejado de la zona de los 8.500 puntos.

El próximo año las incertidumbres no se disiparán de un día para otro, pero lo positivo que podemos extraer es que los focos de volatilidad ya son conocidos y la negatividad que podrían ocasionar en el mercado, parecen ya estar descontados durante este año que terminamos. Por todas estas circunstancias, es posible que el 2019 sea un año en el que las bolsas se centren más en los resultados macroeconómicos, que vaya presentando la economía a nivel global y los movimientos que generen los datos en los diferentes entes económicos. Con lo cual el próximo año se espera que los actores principales sean, más que nunca, los bancos centrales.

En el plano corporativo destacamos en la jornada de hoy un IBEX casi con pleno en verde, donde se significa el buen comportamiento del sector constructor con ACS a la cabeza, el sector manufacturero que lidera Acerinox y las utilities que confirman su gran año, posicionándose Naturgy y Endesa como las compañías con mayor rentabilidad en el ejercicio, con más de un 20% de revalorización.