Opinión

El Submarino: Sueños de lideresa
foto-autor

Saber irse de los sitios es algo que debería ser objeto, como mínimo, de postgrados. El caso de Susana Díaz lo ejemplifica de forma absoluta. La mujer que presidió la Junta de Andalucía y que aspiró a ser el rostro del PSOE a nivel nacional sigue sin digerir sus derrotas, apalancándose en la Presidencia (y su plus salarial) de un Grupo socialista andaluz en el que nadie da un céntimo de euro por ella y atrincherándose en el Senado. Y eso sin contar el inicio de una carrera televisiva que despierta cuchicheos entre sus correligionarios gracias a Risto Mejide, cuyo programa se ha convertido en el cementerio de elefantes de la clase política española.