Recortes Cero, la izquierda que defiende sin complejos la unidad nacional

Hay vida más allá de los cuatro partidos que copan telediarios, debates y portadas. Englobada en el espectro de izquierda, Recortes Cero-Los Verdes es una de las únicas ocho candidaturas –junto a PP, PSOE, Podemos, C’s, IU, UPyD y Pacma– a las elecciones generales que se celebrarán mañana que se presenta por las 52 circunscripciones electorales tanto al Congreso como al Senado. A pesar de rápida expansión por todo el territorio su campaña ha pasado desapercibida. Toda su ideología gira en torno a la idea de redistribución de la riqueza, para lo cual defienden de manera clara la unidad nacional. Su objetivo es unificar, independientemente de su ideología, a todos los sectores que sufren los recortes, es decir al “al 90% de la población”.

El partido nació en marzo del año pasado al calor de las europeas como una agrupación electoral. En el que fue su primer test real lograron poco más de 30.000 sufragios pero eso no hizo cejar en su empeño a sus promotores y desde entonces Recortes Cero ha concurrido a todos los comicios que se han celebrado en España: las andaluzas, las autonómicas de mayo –en siete comunidades– y las catalanas. Ahora, el objetivo son las generales. Son conscientes de que el escaño cotiza alto pero se muestran optimistas. “Sólo el hecho de poder concurrir en todo el país ya es un éxito”, asegura en conversación con este periódico Nuria Suárez, su candidata a la presidencia.

Suárez, de origen catalán y única mujer de los aspirantes a La Moncloa, critica la ambigüedad que mantienen IU y Podemos con respecto al problema catalán y reprocha que ambas formaciones que sitúen a Artur Mas como una víctima. Por contra, apela a la “unidad del pueblo” para combatir, no sólo ya los nacionalismos, sino también “los recortes impuestos por el FMI y el Banco Central Europeo”. “Nuestra división es su mejor baza”, señala.

La candidatura, que se presenta como una coalición de organizaciones sociales, asambleas de base y ciudadanos, propone varias medidas que van a contracorriente del resto de partidos. Con el propósito de reactivar la economía y la demanda interna defienden la regulación de los salarios. Ningún salario por debajo de 1.000 euros mensuales, ninguno por encima de 10.000. Una medida que conlleva inevitablemente una reforma fiscal. En este sentido su objetivo es que las grandes multinacionales, los bancos y las empresas monopolísticas paguen un 50% de Impuestos de Sociedades y que a las grandes fortunas con rentas anuales superiores a 500.000 euros se les aplique un IRPF del 75%.

Además, pretenden crear dos millones de puestos de trabajo a través de un fondo de empleo de 100.000 millones de euros, que, a su parecer, debería estar impulsado por las cajas que han sido rescatadas por el Estado en los últimos años. Otra de las claves de su programa es la cultura. Esta misma semana han presentado un manifiesto, al que se han sumado más de 200 intelectuales y artistas, en el que denuncian el papel nulo que ha jugado la cultura durante la campaña electoral.

Y no están solos. Mañana estarán en cada papeleta porque uno de sus grandes logros ha sido lograr la firma del 0,1% del censo en todas las provincias que exige la ley. En total, han logrado reunir el aval de más de 72.000 personas. El partido está apadrinado desde sus orígenes por personalidades de la cultura como el pintor Antonio López, el escritor Juan Goytisolo, el cantautor Luis Eduardo Aute o el actor Héctor Alterio.