Podemos gana las elecciones en el País Vasco

Con este nuevo panorama podría estar en peligro la actual mayoría de las fuerzas nacionalistas en País Vasco en las próximas autonómicas

El cabeza de lista de Unidos Podemos al Congreso por Vizcaya, Eduardo Maura, acompañado de su madre y su hermana antes de votar
El cabeza de lista de Unidos Podemos al Congreso por Vizcaya, Eduardo Maura, acompañado de su madre y su hermana antes de votar

Unidos Podemos ha ganado las elecciones en el País Vasco tanto en votos, como ocurrió en diciembre, como en escaños, al lograr 6 diputados, uno más.

Con el cien por cien de los votos escrutados, Unidos Podemos ha ganado las elecciones en el País Vasco tanto en votos, como ocurrió en diciembre, como en escaños, al lograr 6 diputados, uno más. En cuanto al porcentaje de voto, la pasado del 25,98 por ciento al 29,05 por ciento de hoy. El PNV pierde un escaño (cinco escaños) y pasa del 24,72 al 24,91 por ciento; y el PSE-EE repite los tres escaños, aunque mejora sus datos al pasar del 13,25 por ciento al 14,24.

EH Bildu y PP logran mantener los 2 diputados que obtuvieron cada uno hace seis meses, aunque el primero ha perdido casi dos puntos y el segundo gana más de uno hasta el 12,85 por ciento.

Por su parte, Ciudadanos no ha logrado escaño en estos comicios, algo que tampoco sucedió en 2015. De hecho, los resultados de la agrupación presidida por Albert Rivera, pierden apoyos y logran 10.000 votos menos que el 20D.

Con estos resultados, Unidos Podemos ha consolidado un cambio de tendencia política en País Vasco al abrir una brecha en la histórica división entre nacionalistas y no nacionalistas, un resultado que puede ser un importante termómetro para las elecciones autonómicas de octubre. Uno de los cambios que se han producido esta noche en el País Vasco respecto a los comicios generales de diciembre ha sido que Podemos ha roto la hegemonía del PNV en Vizcaya, donde ha sumado un escaño en detrimento del Partido Nacionalista.

Además, las formaciones nacionalistas, PNV y EH Bildu, son las únicas que han perdido votos, pero fundamentalmente la izquierda abertzale, mientras que el resto ha subido, sobre todo Unidos Podemos, con 16.000 votos más. Gracias a ese ascenso, Podemos en esta ocasión ha ganado al PNV no sólo en votos, como ocurrió hace seis meses, sino también en escaños.

Podemos se convierte así en la primera fuerza en País Vasco con 6 representantes, mientras que el PNV se queda con 5 diputados y casi 16.000 sufragios menos que en diciembre, pero consigue mantener grupo propio en el Congreso, que era su principal objetivo para tratar de ser influyente en las negociaciones políticas de cara a la investidura del nuevo presidente y la formación de gobierno.

Esta misma noche el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha pedido a los cuatro grandes partidos españoles un "cambio radical de actitud"para llegar a acuerdos y ha abogado por abrir una etapa de "reformas profundas"en lo económico y en el modelo territorial.

Los socialistas vascos, por su parte, no sólo han conseguido mantener a los 3 representantes de 2015, sino que han rascado 1.600 sufragios más que hace seis meses, a pesar de "los negros augurios de algunos", ha apuntado la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia.

EH Bildu, sin embargo, aunque mantiene a sus dos únicos diputados ha perdido más de 31.000 votos y vuelve a ser la gran derrotada por Podemos. La salida de la cárcel de su líder, Arnaldo Otegi, y sus mensajes electorales más sociales y menos centrados en cuestiones como la soberanía o los presos de ETA no han servido para recuperar posiciones. La coalición abertzale fue además el único partido que hizo cambios visibles en algunos de sus cabezas de lista, a quienes sustituyó por nombres con un perfil más social y ecologista para hacer frente al "sorpasso"de Podemos. Pero vistos los resultados no ha sido suficiente y habrá que esperar a otoño para confirmar si se encuentra en caída libre, casi cinco años después del fin de la violencia de ETA.

La propia cabeza de lista por Gipuzkoa, Marian Beitialarrangoitia, ha reconocido tras el recuento de votos que su formación "no ha conseguido el resultado que esperaba", aunque ha añadido que "buscará alianzas con otras formaciones"en favor de la "soberanía plena de pueblo vasco".

El PP vasco de Alfonso Alonso ha mantenido sus dos representantes, uno por Álava y otro por Vizcaya, y ha ganado más de 5.000 votos respecto a diciembre. Ciudadanos, por su parte, al que algunas encuestas daban 1 diputado por País Vasco, no ha obtenido representación con los 40.000 votos conseguidos.

La participación en estas elecciones, las terceras sin la presencia de ETA, se ha cifrado en el 67,44%, algo más baja que hace seis meses (69%) y no ha trastocado demasiado el mapa político vasco.

Con este nuevo panorama podría estar en peligro la actual mayoría de las fuerzas nacionalistas en País Vasco en las próximas autonómicas. Podemos, favorable a las consultas sobre autodeterminación y a la plurinacionalidad, podría convertirse en un agente esencial a partir de otoño en el nuevo Parlamento Vasco.

No en vano la secretaria general de Podemos en País Vasco, Nagua Alba, ha anunciado que su próximo objetivo es acceder al Gobierno Vasco para ponerlo "al servicio de la ciudadanía"y no ha olvidado mencionar que "País Vasco está cambiando de manera irreversible"y que nunca hasta ahora "el PNV había perdido dos elecciones consecutivas".

Pero nada está escrito porque los vascos suelen dar su apoyo de forma diferente en una convocatoria electoral estatal, autonómica y local.