El Rey reabre la frontera con Portugal tras 107 días de su cierre por el coronavirus

Ambos países simbolizan con este acto la estrecha colaboración en materia de fronteras. En el acto están presentes los presidentes del Gobierno de España, Pedro Sánchez y su homólogo portugués, Marcelo Rebelo de Sousa y el primer ministro, António Costa

Tres meses y doce días después, las fronteras entre España y Portugal vuelven a abrirse hoy. Después de que la crisis sanitaria en España haya sido controlada, el Rey Felipe VI y el presidente del Gobierno Pedro Sánchez participan en el acto de reapertura de las fronteras entre España y Portugal junto al presidente del país luso, Marcelo Rebelo de Sousa, y el primer ministro, António Costa.

Se escenifica así también la buena relación y de colaboración entre ambos países en materia de control de fronteras. Será también la primera vez que ambos presidentes del Gobierno se verán después del cierre de fronteras por el coronavirus, aunque ambos han mantenido conversaciones telefónicas para abordar de manera conjunta la crisis sanitaria. El acto ha dado comienzo pasadas las diez y media de la mañana con la llegada del presidente del Gobierno al Museo Arqueológico Provincial, situado en la Alcazaba de Badajoz, donde minutos después ha llegado el Rey, donde ambos han esperado a recibir al presidente y al primer ministro de la República Portuguesa. Posteriormente, tendrá lugar el acto institucional de este Encuentro Hispano-Luso, al que seguirá la interpretación de himnos nacionales y un breve recorrido por la Alcazaba de la capital pacense.

Tras simbolizar la reapertura de fronteras en Badajoz, la comitiva se trasladará al otro lado de la frontera, a la localidad portuguesa de Elvas, que se sitúa a escasos 12 kilómetros de Badajoz, donde se realizará también la simbólica reinauguración de fronteras. En torno a las 11.45 horas se repetirá la misma liturgia que en la localidad pacense; la interpretación de los himnos nacionales y un breve recorrido por el Castillo de Elvas -patrimonio de la humanidad-, donde también se ha producido la tradicional foto de familia. Durante este encuentro, los jefes de Estado y de Gobierno de España y Portugal han mostrado la gran sintonía que existe entre ambos países, “vecinos y amigos”, según destacan fuentes de Moncloa.

Tras e acto, los altos mandatarios han mantenido un encuentro de carácter privado en el que han podido analizar la evolución de la crisis sanitaria en España e Italia. Según destacan fuentes de Moncloa, “las fluidas relaciones transfronterizas han quedado patentes con la adopción de medidas conjuntas con motivo de la pandemia”. En estas relaciones se presentan retos como la despoblación, la emergencia climática, las interconexiones energéticas y de transporte, y la agenda de la Unión Europea en los que el diálogo es permanente.

Durante el recorrido por la localidad portugalesa, ciudadanos se han acercado hasta la comitiva para saludar al Rey y a los presidentes de España e Italia, donde se han podido escuchar varios vítores al Rey. Al mismo tiempo se han escuchado también las voces de varios grupos de manifestantes en favor de la vuelta de las corridas de toros en Portugal y en contra de la central nuclear española de Almaraz. Por su parte, en Badajoz, un grupo de docentes convocado por el Movimiento de Defensa de la Educación Pública Extremeña (Depex), se ha reunido para reclamar ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el Rey Felipe VI las necesidades de la escuela pública extremeña.

S

De este modo, se reabre ya la frontera luso-española, que limita con Castilla y León, Galicia, Extremadura y Andalucía, que permanecen cerradas desde el 16 de marzo ante la pandemia del coronavirus. Es un acto que se espera con gran optimismo por la vuelta de las relaciones personales y comerciales, es la apertura entre ambos países para caminar de la mano hacia la senda de la reconstrucción, tras que la economía de ambos países se hayan visto seriamente perjudicadas por la crisis sanitaria. La reapertura sirve como balón de oxígeno también para los pequeños comercios que habían visto reducidos sus ingresos a causa del coronavirus.