Neocomunismo 2030

Leemos que «Iglesias ha creado un órgano asesor con 60 vocales para la Agenda 2030», y la noticia induce a la reflexión, no tanto por el número de componentes nombrados, sino por caer en la cuenta de que durante esta década, el Desarrollo Sostenible de España está en manos del Vicepresidente Iglesias. No dudo de su capacidad política para dicho cometido, pero encomendar a una persona que se proclama orgullosa de ser comunista, ese objetivo estratégico que afecta a 17 ámbitos sensibles de nuestro futuro nacional, me parece poco serio y razonable, por decirlo suavemente. Si vemos la composición que se adelanta de ese órgano de nueva creación, ya se intuyen las prioridades del mismo: ideología de género, feminismo, aborto... Sin duda, cuestiones de plena actualidad en el debate político, aunque no sé si las más adecuadas para garantizar un futuro «sostenible» pues, para que lo haya, primero debe existir población susceptible de desarrollo y sostenibilidad, que no parece quedar garantizada con esas políticas. Por ello, es conveniente repensar si es acertada la decisión de que la España de 2030 esté dirigida por políticos que tienen una visión de la persona, la economía y la misma Nación, correspondiente a una concepción neocomunista de ellas. Ante el escenario de crisis que se avecina, no estamos para bromas. Para empezar: ¿dónde, cuándo y quién ha votado en España esos 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que nos vinculan para diez años? Esperamos respuesta.