Abascal advierte: "Sin Vox no habrá gobiernos alternativos a la izquierda"

Insiste en que no habrá negociación a la andaluza y que su condición es una mesa a tres. No descartan hacer alcaldesa a Villacìs o presidente a Aguado, “pero hay que dialogar”. Si no llegan a acuerdos seguirán con mano tendida ante posibles futuras mociones de censura

Santiago Abascal
Santiago Abascal

Abascal exige respeto a sus votantes y admite que ha iniciado contactos con Pablo Casado pero no con Albert Rivera.

Vox no tolerará más humillaciones y está dispuesto a hacer valer los votos que le otorgaron las urnas el pasado 26-M donde se convirtieron en «imprescindibles» en Madrid, Murcia, Ceuta y Melilla y en hasta 16 capitales de provincias. «Será imposible dar gobiernos a quien no se quiere sentar con nosotros», dijo el líder de Vox, Santiago Abascal. La condición ya la adelantó tras conocer el resultado electoral y ayer volvió a insitir en ello: sin una mesa negociadora a tres, no habrá apoyos de Vox para futuros gobiernos. Abascal resaltó que se le exige a su formación lo que no se les pide a otros partidos y dijo que «es soprendente que tengamos que recordar» que los españoles que votaron a Vox en las elecciones autonómicas y municipales «no votaron ni a PP ni a Ciudadanos».

El principal objetivo de Vox es ser el muro de contención para frenar las políticas de izquierdas, pero Abascal advirtió de que «si PP y Cs se empeñan en no querer hablar, serán ellos los que condenen a los españoles a un gobierno de izquierdas». Si ese es el escenario elegido, insistió e líder de Vox, «nosotros seguiremos con la mano tendida para posibles mociones de censura en el futuro». En la política de los pactos los de Abascal no descartan apoyar a Begoña Villacìs como alcaldesa o a Ignacio Aguado como presidente de la Comunidad de Madrid. «Está todo abierto. Hay que hablar, no nos cerramos a ello». Abascal recuerda que son «necesarios» para evitar que gobiernen las izquierdas, pero esta vez no admitirán un pacto a la andaluza al no considerarlo «útil» ya que, destacó se ha demostrado que ni si quiera se está cumpliendo lo pactado y que al día siguiente del acuerdo consideraron «papel mojado» lo firmado con Vox. E insisten que no permitirán que les humillen y se preguntó: «¿El patriotismo implica humillación? Creo que no. Queremos que los españoles que nos han votado se sientan representados», dijo Abascal.

Para hacer valer sus votos contemplan varias fórmulas como la de entrar en gobiernos. Pero avisan: «No habrá gobiernos autonómicos si pretenden humillarnos a un trágala» y que aceptemos lo que PP o Cs consideren que debe apoyar Vox por «no sé cuál ley divina», afirmó. Abascal confirmó que ya había hablado con Pablo Casado –a quien llamó– tras conocer los resultados, pero no con Rivera.

El Comité Ejecutivo de Vox se reunirá hoy para marcar sus líneas rojas y nombrar al equipo negociador.