Antonio Najarro: Nuestra cultura

El director del Ballet Nacional de España explica que hay ciertos países que, comparados con España, «tienen una cuarta o décima parte de exposición cultural porque no poseen tradición o historia que difundir, pero ese poco lo explotan con una visibilidad mundial increíble

Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España
Antonio Najarro, director del Ballet Nacional de España

El director del Ballet Nacional de España explica que hay ciertos países que, comparados con España, «tienen una cuarta o décima parte de exposición cultural porque no poseen tradición o historia que difundir, pero ese poco lo explotan con una visibilidad mundial increíble.

Un factor que potencia la unidad de un país es la cultura, y según el director del Ballet Nacional de España, debemos dejar de ser tan «excesivamente tímidos y estar más orgullosos de lo que somos». Antonio Najarro, que terminó hace una semana la temporada en el Teatro de La Zarzuela con todas las entradas agotadas desde el segundo día del espectáculo, no se queda corto al afirmar que España, en cuanto a la danza, es un país único en el mundo.

«Es inigualable nuestra riqueza artística, nuestro folclore, nuestra escuela bolera, nuestra danza estilizada y nuestro flamenco, que es lo que más se exporta. Es el país que más cultura puede exportar. Somos un exponente a nivel mundial y eso se siente fuera de nuestras fronteras. Es más, en muchísimos países se valora más nuestra cultura y nuestra danza que en España. En Japón, por ejemplo, tienen un conocimiento de la danza española mayor. Saben de su historia, sus orígenes... Existe una inmensa afición a nuestra cultura en el exterior», asevera. Najarro ha dirigido durante diez años su propia compañía y desde hace ocho está al frente del Ballet Nacional. Así, conoce a la perfección tanto el sector privado como el público. «Desde que estoy en el Ballet Nacional hemos hecho todo lo posible para dar a este arte mayor visibilidad. Nos hemos abierto y fusionado con la moda, la pintura, la gastronomía... y esto ha funcionado muy bien, no ha habido localidades libres en nuestros espectáculos.

Sin embargo, en las compañías privadas necesitamos un empujón», reconoce. Para él sería fundamental que la TV pública dedicara espacio a la danza al igual que se hace con el teatro o la música. «De esta manera se ayudaría a comprenderla, a demostrar que no es nada elitista. Que la gente que está en su casa pueda ver el trabajo que hacen muchos coreógrafos y bailarines. Así se podrían aficionar a ella». Najarro pone como ejemplo Rusia, donde hay tres programas de danza. Ocurre lo mismo en paísis como Francia o Estados Unidos. «En España tenemos que conseguirlo. Fíjate, para dar mayor visibilidad yo lo he fusionado, por ejemplo, con la moda.

El desfile que hicimos con el diseñador Juan Duyos tuvo una repercusión mundial mediática valorada en 3,5 millones de euros. Estas acciones, que van más allá de lo que es una representación de danza en un teatro, ayudan a darlos a conocer», explica. Lamenta que la gente, al pensar en el folclore, «lo relacione con el pasado, con lo antiguo, pero no es así. Existe una evolución y no hay que tener miedo a arriesgar», dice el exitoso bailarín.