Política

Apenas una docena de bancos ha sobrevivido a la reforma del sector

1.¿Cree que en 2013 España verá la luz al final del túnel?. 2.¿Considera necesario realizar más reformas en España a lo largo del nuevo año?. 3.¿Contempla realizar más inversiones en 2013, tanto dentro como fuera de nuestro país?

Hace una veintena de años, los ciudadanos tenían más de un centenar de marcas donde depositar sus ahorros o pedir sus créditos. Cada crisis ha traído una reconversión, aunque nunca tan profunda como la iniciada en 2009 y que concluirá a mediados del próximo año, si no sucede nada extraño. El sector financiero español va a quedar reducido a una docena de grandes entidades (unas más que otras) y a dos pequeñas cajas de ahorros, Caixa Ontinyent y Caixa Pollença, que, por su reducido tamaño y su especialización, han sido capaces de no necesitar ninguna ayuda pública para poder continuar como nacieron.

De las 45 de ahorros que iniciaron la crisis, quedan diez, pero puede que en el futuro sólo sobrevivan cinco o seis: CaixaBank, Bankia (pos su condición de sistémica), Unicaja (con o sin Ceiss), Ibercaja (con o sin Liberbank y Caja 3), Kutxabank y BMN. Otras dos, Catalunya Banc y NCG Banco (la fusión de Caixa Galicia y Caixanova) desaparecerán absorbidas por alguna otra entidad, lo mismo que aquellas que se descuelguen de las fusiones previstas antes de los test de estrés de Oliver Wyman.

Con la última operación anunciada por el Banco Santander, la nómina de bancos (de los de antes) queda reducida a cinco, después de que la entidad que preside Emilio Botín haya decidido sepultar la marca Banesto e integrar también bajo el paraguas del Santander a su filial de banca privada, Banif.

La reestructuración del sector financiero ha sido larga y costosa. Menos que en otros países. Pero no se puede decir que casi 66.000 millones de euros en ayudas públicas no es dinero. Desde el punto de vista legislativo, han sido necesarios varios decretos, muchos test de estrés, la firma de un «Memorandum of Understanding» con la Unión Europea y la petición de una línea de crédito a la UE de hasta 100.000 millones de euros. El reto y la esperanza es que el crédito vuelva a fluir pronto.

José Sevilla / Director general de Presidencia de Bankia

«El punto de inflexión llegará tras el verano»

1 En la primera parte de 2013, el panorama económico seguirá caracterizado por la debilidad de la actividad debido a la necesidad de profundizar en la corrección de los desequilibrios, tanto en su vertiente fiscal como en la externa, lo que impedirá que la demanda interna vaya tomando el relevo del sector exterior.

Sin embargo, a partir del verano la economía española podría alcanzar un punto de inflexión, ya que la demanda interna irá tocando fondo, mientras que las mejoras de competitividad favorecerán el mantenimiento de un tono dinámico de las exportaciones, siempre que no haya sorpresas negativas en el escenario internacional (como por ejemplo, el abismo fiscal en Estados Unidos, etc.). La clave para confirmar ese giro en el ciclo económico será mantener la positiva evolución de nuestra productividad y costes laborales unitarios.

2 Lo más importante es salir del círculo vicioso de ajuste fiscal, la contracción de la actividad y el aumento del desempleo, para poner en valor las reformas de los últimos meses. A corto plazo, la condición necesaria para acelerar la recuperación económica va a ser reducir la prima de riesgo hasta niveles más acordes con los fundamentos económicos de nuestro país, lo que permitiría disminuir la elevada factura del servicio de la deuda para las arcas públicas y consolidar la apertura de los mercados financieros para nuestras empresas, de forma que vuelva a llegar de manera fluida financiación del exterior. Esta confianza de los no residentes también dependerá del mantenimiento del esfuerzo en la reducción de los desequilibrios macroeconómicos.

Sin embargo, lo más importante será impulsar todas aquellas reformas de oferta que, en el medio plazo, permitan recuperar el crecimiento potencial perdido en los últimos años. Cualquier análisis sobre el futuro de la economía española termina concluyendo que debemos aumentar nuestra presencia en el exterior y, para ello, será necesario mejorar la calidad del capital humano, incentivar la aparición de emprendedores capaces de descubrir nuevas ventajas competitivas e incorporar más tecnología a nuestros procesos productivos. También se debería aprovechar todo el margen de mejora que tiene nuestro diseño institucional, en aspectos como el modelo de desarrollo autonómico o la estructura e independencia de los organismos reguladores.

Josep Oliu / Presidente de Banco Sabadell

«La economía se estabilizará en la segunda mitad»

1 La coyuntura económica en el año 2013 seguirá siendo difícil, atendiendo al carácter restrictivo de la política fiscal y al desapalancamiento del sector privado, aunque el sector exterior contribuirá positivamente al crecimiento. En este contexto, se continuará corrigiendo el déficit por cuenta corriente, de modo que finalizará el año en una situación próxima al equilibrio. Sí consideramos que la economía se estabilizará en la segunda mitad del 2013, de la mano del sector exterior y de la situación, más benigna, del entorno financiero. En cuanto al mercado de trabajo, la ausencia de crecimiento hará que el número de ocupados retroceda y que la tasa de paro se mantenga elevada.

Respecto a Banco Sabadell, creemos que el proceso de reestructuración del sector representará una oportunidad de crecimiento para entidades que, como la nuestra, se encuentran entre las más solventes.

2 Un aspecto ineludible para salir de la crítica situación actual es que las autoridades españolas gestionen correctamente la política económica. En este contexto, un primer aspecto a evaluar es si resulta necesario solicitar la Línea de Crédito Preventiva a los mecanismos de rescate europeos que desencadenaría la compra de deuda pública española por parte del BCE.

Representa una decisión de alto calado político y corresponde al Gobierno de España valorar todas las implicaciones, políticas y económicas que conlleva. Desde un punto de vista meramente económico, sería positivo y los mercados interpretarían favorablemente su carácter preventivo.

Por otra parte, España deberá mantener el compromiso de adoptar reformas de carácter estructural, con el fin de seguir mejorando el funcionamiento de los diferentes mercados, sentar las bases de un crecimiento más equilibrado y elevado a medio plazo y posicionar mejor a la economía para situaciones de crisis futuras. Durante este proceso, el sector exterior se deberá erigir como un factor clave para la eventual recuperación de la actividad económica.

En este sentido, cabría reforzarlo con medidas que favorezcan la productividad y el tamaño de las empresas, que faciliten su internacionalización y que refuercen su posición competitiva. En cualquier caso, la recuperación definitiva de la estabilidad económica y financiera sólo será posible si, paralelamente, Europa avanza de forma decidida en términos de gobernanza hacia una mayor integración financiera, fiscal y económica.

3 Como he apuntado antes, el banco estudiará las posibles operaciones de consolidación, ya sean en el mercado interno, donde sin duda habrá nuevas oportunidades, o en el internacional, donde también hemos demostrado que podemos llevar adelante operaciones de integración.

Pedro J. Escudero / Director general del Banco Espírito Santo España

«Aumentará la confianza en la solvencia española»

1 El comportamiento de la economía española en 2013 va a mostrar de nuevo una evolución de su mercado de trabajo muy negativa, especialmente en el primer trimestre. Esto condiciona las expectativas de evolución del conjunto de la economía, que no son tan negativas, y, en opinión de un creciente número de analistas, debe comenzar a mostrar cambios significativos a partir del segundo semestre, en el que finalizaría la recesión.

Las razones que sustentan esta previsión más optimista radican en los efectos positivos derivados de las reformas estructurales en marcha, especialmente de las reformas financiera y laboral, el mayor optimismo de los emprendedores y el aumento de la solvencia de España ante las instituciones internacionales y los mercados de deuda soberana. Así lo ponen de manifiesto tanto las últimas declaraciones de la OCDE, el FMI y la Comisión Europea, por un lado, como los resultados de las emisiones de deuda española a partir del mes de octubre.

Es importante también destacar que el motor y el apoyo del crecimiento económico en España vendrá, principalmente, de la partida de exportaciones, que confiamos que crezcan a tasas superiores a las del año anterior, del mayor optimismo de los emprendedores y, finalmente, del mantenimiento de la confianza de la solvencia de España ante las instituciones internacionales y los mercados de deuda soberana.

2 Se han acometido varias reformas en diferentes sectores, muchas de ellas importantes y necesarias, entre ellas la reestructuración financiera y la reforma laboral, pendientes ambas de demostrar los resultados positivos que tendrán sobre el crecimiento económico. Sin embargo, en nuestra opinión, faltan por llevarse a cabo las reformas más urgentes en estos momentos: la modificación del sistema de pensiones públicas, que deberá tramitarse a través de la Comisión del Pacto de Toledo, y la que afecta a las administraciones públicas.

El principal objetivo de esta última reforma es establecer una política de mayor ahorro de costes en las diferentes administraciones –central, autonómica y local– identificando las duplicidades, tanto de costes como de competencias, y generando las siner-gias necesarias que permitan mejores eficiencias del sector público y, con ello, la contención del déficit público, sin implicar recortes directos en las prestaciones sociales que reciben los ciudadanos.

Otras reformas próximas a tramitarse como la Ley de unidad de mercado, la de transparencia o la de ordenación de los transportes por carretera, contribuirán también a un mayor dinamismo de la economía española.

3 El grupo Banco Espírito Santo, en sus diferentes negocios, continúa pensando que España es estratégica. Creemos que el mercado español tiene un potencial interesante, ya que las expectativas a corto plazo son favorables, siempre y cuando la reestructuración del sector financiero haya finalizado y se consiga una pronta normalización de la actividad bancaria, sobre todo en las entidades financieras que presentan mayores problemas. Asimismo, consideramos que la reforma financiera emprendida se está ajustando a la hoja de ruta marcada en el memorándum firmado con la UE y, aunque con retrasos, avanza a un ritmo adecuado en cuanto al cumplimiento de sus exigencias.

En este sentido, seguimos manteniendo una presencia activa en la búsqueda de oportunidades de desarrollo de negocio e inversión, todo ello complementado con un ambicioso plan de crecimiento orgánico en el territorio. Nuestra posición, volcada al exterior, nos permite, además, ser una herramienta útil para las empresas exportadoras españolas. No olvidemos que el sector exterior será fundamental en el cambio de modelo para todos.

Miguel Martín / Presidente de la AEB

«Se sentarán las bases de la recuperación en 2014»

1 Hay razones para esperar que la economía toque fondo en el próximo ejercicio y siente las bases de una recuperación en 2014. Es cierto que la demanda interna seguirá lastrando el crecimiento debido a la atonía de la renta disponible, al proceso de desapalancamiento de los hogares, a la consolidación presupuestaria y al exceso de capacidad instalada. No obstante, abordamos 2013 en unas condiciones y en un entorno muy distinto a las de hace un año y que dan cabida a la esperanza. A este respecto hay que destacar las iniciativas de la Unión Europea para reducir las tensiones en los mercados financieros; los avances en la reestructuración del sistema bancario; el ajuste del sector de la construcción y las medidas adoptadas por el Gobierno para asegurar la estabilidad macroeconómica y dotar los mercados de una mayor flexibilidad.

2 Sin duda alguna. El campo de actuación para las reformas es muy amplio: en el mercado laboral se tienen que eliminar las trabas a la contratación y en la Administración Pública, acometer una reestructuración bajo criterios de racionalidad y eficiencia. Son asimismo necesarias otras reformas, como lograr una distribución más equilibrada entre la fiscalidad que pesa sobre particulares y empresas, la intensificación de la competencia, el ahorro energético, un marco legislativo más ágil, mejoras en la educación y la formación profesional, entre otras. Estas reformas pueden ampliar el potencial de crecimiento de nuestra economía y con ello, mitigar los costes inherentes al ajuste de los desequilibrios pendientes y anticipar la recuperación.

PEDRO GUERRERO / Presidente de Bankinter

«Será un año duro, pero al final se empezará a remontar la situación»

1 En este momento las expectativas son ambivalentes. Casi todas las reformas de calado que se podían hacer en la economía española están hechas, pero sus efectos positivos tardarán en llegar. 2013 será un año duro, esto nadie lo discute, pero también hay un consenso de que al final se empezará a remontar la situación. Hay señales muy claras de que va a ser así. Los últimos datos de la economía americana, que ha crecido más de un 3% en el tercer trimestre del año, van en este sentido. La reconsideración por el FMI y otras instituciones de las políticas económicas que se han llevado a cabo hasta ahora parece indicar que se empezarán a implementar políticas de crecimiento que acompañen a los necesarios ajustes. En 2013 se debería, pues, trabajar en dos líneas: implementar medidas que consigan reducir el déficit, e incentivar la senda del crecimiento desde una perspectiva europea con políticas expansivas desde los países con superávit.

2 Las reformas estructurales más importantes están hechas. Hay que recordar la historia económica de España y, si lo hacemos, nos damos cuenta de que todas la medidas liberalizadoras siempre tuvieron una respuesta muy positiva por parte de los agentes económicos. En la coyuntura presente esas respuestas se producirán con más retardo pero también terminaremos viendo sus efectos. El tema en el que no podemos bajar la guardia es en el del control del déficit. Es verdad que no está escrito en ninguna tabla de la ley que los objetivos de reducción del déficit se tengan que cumplir en determinada fecha, pero también es cierto que los mercados nos van a medir, fundamentalmente, por lo que hagamos al respecto. Y si lo hacemos mal o insuficientemente la prima de riesgo puede dispararse con los efectos negativos que tiene para toda la economía y especialmente para la financiación de las empresas.

3 Nuestra opción, hoy por hoy, es el crecimiento orgánico: hacer crecer nuestro balance contando con las fuerzas que tenemos. La desaparición de muchas entidades del mapa bancario va a dejar a muchos clientes con necesidad de encontrar un nuevo banco de referencia con el que trabajar. Es a esas personas a las que nos vamos a dirigir de forma prioritaria. En España, tradicionalmente, las cajas de ahorros eran captadoras de clientes de pasivo y ahora esas personas están deseosas de poner su confianza en una entidad como Bankinter, que ofrece servicios ágiles y de máxima calidad y, muy importante en este momento, tiene una solvencia y un negocio recurrente que le permiten dar tranquilidad a quienes decidan estar con nosotros.

No obstante, somos una entidad viva, que cambia de continuo, y estamos atentos a todo lo que ocurre a nuestro alrededor. De hecho, recientemente hemos adquirido una ficha bancaria en Luxemburgo, como complemento a nuestra estrategia en banca privada. Luxemburgo es uno de los principales centros financieros de Europa, por lo que esta filial nos permitirá tener una buena base de lanzamiento desde la que abordar futuros proyectos internacionales.

Braulio Medel CÁMARA / Presidente de Unicaja

«La clave está en la estabilidad macroeconómica»

1 En términos generales, las previsiones económicas para el próximo año 2013 que han sido publicadas por los principales organismos e instituciones internacionales anticipan que la economía española registrará una contracción del Producto Interior Bruto superior al 1% y un repunte de la tasa de paro, llegando a superar el umbral del 26%. Su comportamiento va a estar condicionado, en gran medida, por la fragilidad del contexto exterior, así como por la batería de medidas adoptadas –la mayoría de carácter estructural, por lo que requerirán de plazos más amplios para que se desplieguen sus efectos– orientadas a corregir los desequilibrios acumulados en la anterior fase expansiva y a alcanzar la estabilidad macroeconómica, así como a fortalecer las bases del crecimiento a largo plazo mediante mejoras de productividad y competitividad.

2 La superación de la crisis económica actual que atraviesa la economía española requiere de la continuidad de las políticas económicas, así como la introducción de otras medidas orientadas a una triple finalidad:

–Estabilidad macroeconómica, en una triple dirección, que abarca la institucional, la presupuestaria y la financiera.

–Mejora de la competitividad. Es preciso elevar la productividad y la competitividad del conjunto de la economía española y del tejido productivo empresarial. Existe todavía un amplio recorrido para perfeccionar el funcionamiento de los mercados de factores y de bienes y servicios, entre ellos, el laboral.

–Inclusión social: es necesario adaptar el conjunto de los esquemas del Estado del Bienestar, haciéndolo más sostenible, eficiente y justo. No se trataría únicamente de recortar programas existentes, que en algunos casos sí será preciso, sino de cambiar el enfoque de algunos y de introducir o reintroducir otros.

3 En 2013, Unicaja Banco realizará un nuevo esfuerzo inversor en materia tecnológica, potenciando las plataformas sobre las que se sustentan los servicios informacionales y el desarrollo de nuevas herramientas de gestión, así como en formación, como componente del capital humano, al que desde el momento mismo de su constitución nuestra entidad ha considerado como palanca primordial y activo más importante para mejorar la competitividad de la empresa.