«Autorizo a mi hijo a salir de clase en apoyo al referéndum»

Los colegios piden a los padres que les dejen ausentarse de las clases como símbolo de «responsabilidad y compromiso» con el referéndum

Los colegios piden a los padres que les dejen ausentarse de las clases como símbolo de «responsabilidad y compromiso» con el referéndum.

La educación es uno de los pilares clave para la inoculación y propagación del virus independentista en las generaciones futuras. La Generalitat ha descubierto en la utilización partidista de los menores y en esta maquinaria educativa –que hasta ahora había trabajado a baja intensidad, pero con un goteo constante– el mejor arma de manipulación para consumar su pulso al Estado hasta las últimas consecuencias. Si la semana pasada Sociedad Civil Catalana (SCC) denunciaba en su perfil de Twitter que colegios e institutos de Cataluña lucían pancartas en favor del «sí» e interrumpían las clases para manifestarse por la celebración del referéndum del 1-O, en los próximos días estos centros llaman directamente a secundar una huelga educativa durante dos jornadas lectivas completas.

Según un documento al que ha tenido acceso LA RAZÓN, los colegios han remitido a los padres de sus alumnos la autorización requerida para permitir que los menores se ausenten del centro en horario lectivo. El colegio justifica su iniciativa «ante la situación de conflicto político que se vive en Cataluña», por ello, la escuela en cuestión «apela a la resolución pacífica y dialogada de los conflictos, el respecto a los derechos humanos y la no-violencia como estrategia de transformación social».

Bajo la coartada de que trabajan para «educar y ayudar a crecer como personas a los alumnos», la dirección del centro les invita a ausentarse de las clases como símbolo de «responsabilidad y compromiso en sus actuaciones, en una semana de notable complejidad como será esta». El Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans promueve el paro lectivo de dos días (hoy y mañana) en los centros de secundaria. Tal como anunció en un comunicado, defiende la necesidad de organizar a las estudiantes y la comunidad educativa en defensa del referéndum de autodeterminación «que lleve a la liberación nacional del pueblo catalán» y, en este contexto, quieren dar voz a «los estudiantes de secundaria que no podrán votar en el referéndum, y entendemos que su incansable lucha debe ser visibilizada». La iniciativa se suma a la huelga en las universidades para los días 28 y 29 de septiembre convocada por la plataforma Universitats per la República, en la que están representados los estudiantes de todas las universidades catalanas.

Esta vuelta de tuerca, que ya no se circunscribe a paros parciales sino a jornadas de huelga completas, visualiza la situación de desigualdad y desamparo a la que se enfrentan muchos padres y alumnos que asisten perplejos a la interrupción de lo que es un derecho para ellos por causas soberanistas que les son ajenas. Algunos incluso no comulgan con las movilizaciones «pero no dan la cara por temor a represalias», denuncian desde SCC. Desde el Ministerio de Educación, su titular, Íñigo Méndez de Vigo, ya anunció el pasado viernes que se ha dado traslado a la Alta Inspección Educativa de las cartas que algunos centros están remitiendo a los padres, para que sus hijos se ausenten de las clases, para que se inicie la pertinente investigación.