Rivera amenaza con votar «no» a la investidura

Tacha a PP y PSOE de «irresponsables» por «pactar con separatistas»

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (d), conversa con sus compañeros, Juan Carlos Girauta (c) y José Manuel Villegas (i), durante la sesión constitutiva de las Cortes Generales
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera (d), conversa con sus compañeros, Juan Carlos Girauta (c) y José Manuel Villegas (i), durante la sesión constitutiva de las Cortes Generales

Tacha a PP y PSOE de «irresponsables» por «pactar con separatistas»

El misterio de los 10 votos de más que el PP logró para la vicepresidencia de la Mesa ha hecho que Ciudadanos encienda sus alertas ante un posible acuerdo discreto por parte de los populares con los partidos nacionalistas. Creen que los acuerdos de la Mesa podrían trasladarse al escenario de investidura y el propio Albert Rivera marcó ayer la estrategia a seguir vía Twitter, donde se pone en riesgo la investidura.

Ciudadanos marca así sus líneas rojas ante la investidura de Rajoy, aun sabiendo que sus 32 escaños no son del todo decisivos. En un tuit, el líder de la formación naranja lanzó el primer mensaje: «Es irresponsable que PP y PSOE prefieran pactar el gobierno con partidos separatistas en vez de llegar a acuerdos entre constitucionalistas». El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, comparecía después en rueda de prensa en el Congreso para reforzar esta hoja de ruta y fue más allá, amenazando con retirar incluso la abstención que se han comprometido a dar a Rajoy en la segunda votación de investidura. «Si sospecháramos, o se hiciera público, que hay pacto del PP con los que quieren romper España, que me parecería algo totalmente extraordinario, pues ante esa situación extraordinaria nosotros también tendríamos que replantearnos nuestra abstención técnica en segunda votación».

Dos horas después de lanzar el primer tuit Rivera volvía a la carga en las redes sociales y recordaba que si los votos fantasma de la votación de la constitución de la Mesa del Congreso eran a cambio de otorgar a Convergència un grupo propio en la Cámara, Ciudadanos se opondrá a ello. «Convergència se quedó sin grupo parlamentario en las urnas, nos opondremos en la Mesa si PP quiere crear un grupo separatista y darles tres millones de euros». Por ello, Villegas pidió ayer tanto a PP como a PSOE que impidan que esto ocurra. «Es importante que se cumplan las leyes y los reglamentos y que no se retuerzan para dar grupo parlamentario a quien no lo ha obtenido en las urnas». Villegas subrayó que los naranjas no están dispuestos a pasar por alto este punto, al igual que recordó que Podemos tampoco tiene derecho a tener grupos separados. «Nuestra postura será defender la ley». En la sesión constitutiva de las vicepresidencias del Congreso el PP le cedió a Ciudadanos, que siempre se ha decantado por no pedir sillones, 64 votos para que el candidato de los naranjas, Ignacio Prendes, tuviera la vicepresidencia primera. Además, los populares les cedieron también una secretaría, ya que con los 32 escaños que sacaron el pasado 26-J no tenían derecho a representación en la Mesa. El misterio de los votos independentistas surge en la votación de la vicepresidencia tercera que logró el PP.

Los populares quieren que la legislatura eche cuanto antes a andar. Para ello necesitan los apoyos de Ciudadanos –a ser posible un sí– que impulsaría a la abstención de una parte del PSOE sin que el partido lo viera como un auténtico sacrificio. Si esto no ocurre, tendría que explorar nuevas fórmulas para lograr sacar la investidura adelante. Y es que las matemáticas no dan. Rivera, tras los resultados del 26-J, insistió en que su apuesta pasaba por un plan A que consistía en una mesa a tres entre PP, PSOE y C’s, pero a cambio ponía sus condiciones, pactar sobre su plan de reformas, regeneración política, cambio de líderes y jubilación de Rajoy. Al comprobar que el PSOE no quería sentarse en la mesa y que el PP estaba decidido a presentar a Mariano Rajoy a la investidura asumió que ya sólo quedaba el plan B, que era un gobierno del líder del PP en minoría porque el plan C, el de unas terceras elecciones no lo contempla. Ciudadanos quiere que la legislatura se ponga en marcha y ayer volvió a instar al PSOE a hacer una “reflexión autónoma, sin mirar con el rabillo del ojo” lo que hacen los demás, a no mirar internamente a su partido, ni a lo que pueda decir Susana Díaz y comiencen a pensar en España. También le pidió al PP que haga «gestos» y abandone así las «trincheras» que hay entre los dos principales partidos y comiencen a negociar. Eso sí, desde la formación naranja el «sí» no lo contemplan, porque, según indicó el propio Rivera el martes tras la constitución del Congreso, ahí no le están pidiendo un gesto por España sino por el PSOE para que éste no se moje. Ciudadanos volvió a mostrarse abierto al diálogo y, en cuanto se inicie la legislatura, a poner en marcha esos equipos técnicos para abordar la negociación del techo de déficit o de los Presupuestos Generales del Estado. Y es que Villegas insistió en que para los asuntos de Estado lo normal es que sean PP y PSOE los que «descongelen esta situación tan complicada», e insistió lanzando su misil a los populares: «No tiene sentido hablar con los que quieren romper España».