Consejo de Ministros... en LA RAZÓN

El reconocimiento al ex ministro reunió al Gobierno, políticos de todo signo y empresarios.

José Creuheras, Mariano Rajoy y Jorge Fernández Díaz
José Creuheras, Mariano Rajoy y Jorge Fernández Díaz

El reconocimiento al ex ministro reunió al Gobierno, políticos de todo signo y empresarios.

El torrente de la actualidad política se encalma por momentos y es en esos meandros de tranquilidad relativa donde se tienen la posibilidad de poner el termómetro (y algo de sentido a veces) al cegador sucederse de noticias que, casi cada semana, pueden calificarse sin exagerar de históricas. LA RAZÓN de Jorge Fernández Díaz supuso ayer uno de estos meandros en el que el Ejecutivo de Mariano Rajoy, prácticamente al completo ayer en la sede de este diario, pudo departir sin la adrenalina desbocada reinante en los últimos consejos de ministros, suceso celebrado ayer en todos los corrillos.

Y es que, además del presidente, acudieron ayer a la cita en LA RAZÓN los ministros del Interior, Juan Ignacio Zoido; Defensa, María Dolores de Cospedal; Dolores Monserrat de Sanidad; Fátima Báñez de Empleo, Rafael Catalá de Justicia, que junto a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santa María podrían haber celebrado un consejo de ministros extraordinario de haberse conocido en aquel momento la enésima tropelía nacionalista desde Barcelona, tal y como se bromeó en los prolegómenos del acto. Pero ayer fue día de buenas noticias, señaladamente la de la designación de Luis de Guindos para la vicepresidencia del Banco Central Europeo.

Uno de los primeros en llegar fue un grupo de senadores populares que posaron conjuntamente poco antes de ocupar su lugares en el salón de actos del periódico. Las sonrisas les acompañaron en su entrada, sonrisas que se acentuaron cuando una voz entre los asistentes proclamó: «Estos son los del 155. ¡Muy bien!», ocurrencia saludada con risas entre los asistentes. Rodolfo Martín Villa, uno de los políticos clave de la Transición, recuerda que entre el año en el que el fue ministro por primera vez, 1976, y el año en el que Jorge Fernández Díaz lo fue, 2011, median tantos años como entre él y Serrano Suñer. Le recuerdo a Salvador Sánchez Terán, a quien entrevistó el periódico hace poco, cuando se cumplió el aniversario de la vuelta de Tarradellas. Martín Villa empieza a desgranar recuerdos: «Los tres hemos sido gobernadores de Barcelona. Sólo tengo cosas buenas que decir de ellos».

Los cardenales Carlos Amigo y Antonio Cañizares departen en términos animados con el ex ministro socialista José Bono. Al otro lado del estrado, el José Antonio Durán Lleida saluda a la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, bajo la antenta mirada de quien ocupara su mismo cargo, Jesús Posada y del ex ministro de Exteriores José Manuel García Margallo, grandes amigos de Fernández Díaz tras lustros de trabajo codo con codo en el Congres.

Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, va de grupo en grupo tras la conferencia de Fernández Díaz y es preguntado sobre uno de los temas del día: la iniciativa de ponerle letra al himno creada después de que se hiciera viral el vídeo de la cantante Marta Sánchez. «Yo pondría una letra que hablara bien de España, aunque esto hará difícil ponerse de acuerdo con Podemos, que siempre habla mal de España. Al final para que algo así funcione no tiene que plantearse de arriba para abajo sino de abajo para arriba y que sea la gente la que apruebe». Pronto se crea un corrillo alrededor de los tres vicesecretarios del Partido Popular que visitaron ayer la sede del periódico, Javier Arenas, de política autonómica, Andrea Levy, de Estudios y Programas; y Pablo Casado, de Comunicación. Este último ha sido el más entusiasta con la iniciativa de ponerle letra a la Marcha Real.

El mundo empresarial estuvo representado, entre otros, por Emilio Ybarra, ex presidente del BBVA, Rafael Casas Arribas, presidente de AV-Consultores, Manuel Guerrero Pemán, presidente de Novo Banco y Jaime García-Legaz, presidente de AENA. Pero además de las preocupaciones por el despegue económico del país, lastrado por la inestabilidad institucional de una región tan importante como Cataluña, también se habló de la propuesta de expropiación del Valle de los Caídos, cuyo abad, Anselmo Álvarez, estuvo presente ayer en LA RAZÓN.

El magistrado de la Audiencia Nacional Enrique López y su compañero de carrera José Luis Requero, de la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, comparten impresiones no lejos de la diputada popular y presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo y diputada del PP en el Congreso, María del Mar Blanco.

También asistieron periodistas ayer como José Antonio Sánchez, presidente de Radio Televisión Española, José Antonio Vera, presidente de la Agencia EFE, y Antonio Ferreras que protagonizó un afectuoso saludo con el líder de la extinta Unió, Duran Lleida, y departió animadamente a lo largo de la tarde con Alberto Fernández Díaz.

Francisco Luis Pérez Guerrero,