Cs ofrece al PSOE elecciones en otoño para apoyar la moción de censura en Murcia

La gestora y Villegas mantienen un contacto diario y los socialistas facilitarían el «sí» a los de Rivera al no obligarles a entrar en el Gobierno. Ciudadanos: «No descartamos nada»

Pedro Antonio Sánchez
Pedro Antonio Sánchez

La gestora y Villegas mantienen un contacto diario y los socialistas facilitarían el «sí» a los de Rivera al no obligarles a entrar en el Gobierno

Ciudadanos (Cs) Murcia ha ofrecido hoy al PSOE posponer la convocatoria de elecciones autonómicas hasta otoño para apoyar la moción de censura contra el presidente murciano, Pedro Antonio Sánchez, con un Gobierno que incluya independientes y excluya a miembros de Podemos.

Tras reunirse con quien se postula como candidato a la presidencia del Gobierno autonómico, el socialista Rafael González Tovar, el portavoz de Cs, Miguel Sánchez, ha avanzado que ese nuevo Ejecutivo debería hacer una auditoría "para levantar las alfombras y abrir los cajones".

Ha detallado que las condiciones que han puesto al PSOE para desbancar al presidente murciano es que haya comicios en el plazo máximo de seis meses convocados por un Gobierno con un perfil técnico, sin consejeros de Podemos, que realice esa auditoría y respete el presupuesto de 2017 acordado entre PP y la formación naranja.

El PSOE y Ciudadanos se han citado hoy de nuevo en Murcia en una reunión de seguimiento del conflicto generado en torno al presidente de la región, Pedro Antonio Sánchez, tras su imputación. Una situación que llevó a los socialistas a presentar una moción de censura, que se debatirá los próximos días 5 y 6 de abril, y para cuya consecución efectiva necesitan el apoyo de la formación naranja. Podemos ya ha mostrado su disposición a darle apoyo, pero Ciudadanos quiere garantías de que el nuevo Ejecutivo se limitará a convocar elecciones. El PSOE, sin embargo, quiere evitar la vuelta a las urnas –por considerarla inútil y estimarla en un gasto medio de 4,5 millones de euros– y apuesta por dotar de un gobierno alternativo a la región, liderado por su candidato Rafael González Tovar. Por su parte, la posición de Ciudadanos no ha variado un ápice: «El acuerdo pasa por que se disuelva la asamblea y se convoquen elecciones. Murcia es ingobernable si no hay otro presidente del PP que no sea Pedro Antonio Sánchez o si no hay elecciones». Aunque las posiciones siguen enconadas, ambas partes reconocen que «buscarán el acuerdo hasta el final». «Estamos negociando y hablando todos los días», señalan fuentes socialistas.

Un experto electoral opina que «es lógico que Ciudadanos quiera elecciones. Con la nueva ley electoral es el único partido que mejoraría en número de diputados sin aumentar el número de votantes. PP y PSOE perderían representación y Podemos se quedaría, como máximo, como está». Sin embargo, la complejidad de la situación provoca que la unanimidad de los naranjas presente algunas peculiaridades. Un dirigente del partido cercano a Albert Rivera se plantea de esta forma la reunión que hoy mantendrán Ciudadanos y PSOE: «Aún no hemos decidido nada, vamos a ver cómo va», y puntualiza: «pero, no descartamos nada». Y otros, son más contundentes «acuerdos con Podemos, ni en sueños».

Este es uno de los puntos que complican el acuerdo. La incompatibilidad manifiesta que se profesan mutuamente morados y naranjas ya frustró en el pasado el «gobierno del cambio» de Pedro Sánchez. Una lección que en el PSOE se ha grabado a fuego y un error que no aspiran a repetir. Por ello, fuentes socialistas apuntaban ayer a LA RAZÓN que el «acuerdo entre PSOE, Podemos y Ciudadanos para desbancar a Pedro Antonio Sánchez no tendría que materializarse necesariamente en un gobierno tripartito». «Nosotros apostamos por un gobierno monocolor –en solitario del PSOE–, apoyado desde fuera con acuerdos parlamentarios puntuales o alianzas de gobierno para determinadas materias», destacan. Esto permitiría a los socialistas pactar la agenda social con Podemos y cuestiones de regeneración con Ciudadanos. Una dinámica que ya ha demostrado su éxito en el Parlamento murciano, donde «los tres sacamos adelante la mayoría de las iniciativas», señalan. Además, según las citadas fuentes existen puntos de acuerdo en base a un eje programático que los socialistas enviaron a Podemos y Ciudadanos, un compendio de «25 medidas para un acuerdo plural de Gobierno» en el que se fijan las bases de un futuro ejecutivo alternativo.

El conflicto en Murcia se arrastra desde hace semanas en las que el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, y el portavoz de la gestora socialista, Mario Jiménez, mantienen conversaciones habituales. «Otra cosa es que cuando las conversaciones se llevan a Murcia. El PSOE ahí ya no piensa lo mismo que la gestora, aunque la gestora no lo quiere reconocer», apuntan fuentes conocedoras de los contactos. Con estas palabras, las fuentes naranjas consultadas se refieren a que Rafael González Tovar es partidario de Patxi López –antes lo fue de Pedro Sánchez– por lo que su referente político no se encuentra en la calle Ferraz.

Al margen de cábalas y negociaciones se encuadra la propia actuación del presidente de Murcia que, tal como adelantó ayer este diario, podría cesar in extremis el día de la votación para propiciar la elección de otro candidato del PP, si Ciudadanos acabara por apoyar la moción del PSOE. En tal caso, la citada moción decaería al estar dirigida contra el presidente de Murcia. «Tiene de plazo hasta que se inicie la votación», puntualizan.

Las claves

- Ciudadanos

Quiere promover una moción de censura para que se convoque elecciones si Sánchez no dimite.

- PSOE

Quiere evitar las urnas y articular un gobierno, que podría ser monocolor, apoyado desde fuera.

- PP

El presidente de Murcia se reserva la opción de dimitir in extremis y forzar la elección de otro presidente del PP.