De Benito: «Asia cree en la recuperación de España»

Entrevista con Gonzalo de Benito, secretario de Estado de Asuntos Exteriores. "El crecimiento de las exportaciones de nuestras empresas apuntalará la salida de la crisis". "El punto número uno de nuestra agenda de contactos es el apoyo a la empresa española"

Gonzalo de Benito, secretario de Estado de Asuntos Exteriores
Gonzalo de Benito, secretario de Estado de Asuntos Exteriores

La resplandeciente masa de mármol blanco y cristal del Hotel Oberoi transmite sin palabras la nueva imagen que las autoridades indias quieren dar de su país en la 11ª Cumbre de Ministros de Asuntos Exteriores de Asia y Europa que se celebró el pasado 9 de noviembre en la ciudad de Gurgaon -a pocos kilómetros de Nueva Delhi- epicentro empresarial indio en la que ya han abierto sede 250 de las 500 mayores compañías del mundo según "Fortune". El jefe de la delegación española, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores Gonzalo de Benito, quiso tener un encuentro al margen de la cumbre con LA RAZÓN para explicar cuales son los objetivos de España en este foro de encuentro internacional.

P.- ¿Es real el lugar común de que Asia-Pacifico se está convirtiendo en el nuevo centro de gravedad político y económico del planeta?

R.- Es completamente cierto. Entre las diez economías más grandes del mundo hay cuatro asiáticas (China, Japón, India y Corea del Sur) y en la próxima década se van a incorporar tres o cuatro más. Hay quien dice que el centro de gravedad económico del planeta, si no lo está ya, estará pronto en algún lugar entre Singapur e Indonesia, probablemente en el estrecho de Malaca. El centro económico mundial que estuvo en Europa pasó al Atlántico y ahora se situará en una zona que estará probablemente entre la confluencia del Índico y el Pacífico. Ese crecimiento está ahí. Son países emergentes que están llevando a cabo muchos proyectos que a España le interesan mucho. La presencia en este tipo de foros y el diálogo con estos países es fundamental para los intereses europeos y españoles.

P. - España ha estado centrada tradicionalmente en Iberoamérica e Europa. ¿Que estamos haciendo para adaptarnos a este cambio de paradigma?

R-Esto es precisamente lo que hemos venido a explicar a Nueva Delhi. Las empresas españolas se desplegaron sobre todo en Latinoamérica en la década de los noventa aprovechando los procesos de privatización de servicios públicos. Eso ha dado como resultado que, dependiendo del país, somos el primero o el segundo inversor extranjero. A partir de ahí hemos crecido en Estados Unidos, norte de África y algunos países asiáticos. Ahora lo que tenemos es una gran capacidad empresarial que está a disposición de los proyectos que se desarrollan en otros países. En España hemos construido en los últimos años prácticamente todo lo que necesitábamos en materia de infraestructuras, energías renovables y tratamiento de aguas y ahora nuestra capacidad empresarial esta a disposición de estos países. Estamos aquí para explicar la capacidad de la economía española y los proyectos que hemos realizado en España y en otros países. Por ejemplo acabo de tener una bilateral con el asesor de Seguridad y Exteriores del primer ministro de Pakistán porque ellos están precisamente ahora desarrollando infraestructuras de electrificación, energías renovables, etc...

P. - Que pautas guiarán el redespliegue del servicio exterior español tras la definitiva aprobación de la Ley de Acción Exterior.

R. - En líneas generales consistirá en reducir algo nuestra presencia en Europa, donde muchas competencias que antes eran nacionales ahora han pasado a ser comunitarias. También teníamos un despliegue muy fuerte de apoyo a comunidades de españoles emigrados a países europeos, especialmente en la Europa central. La situación ha cambiado completamente. Tras la aprobación de la Ley de Acción Exterior estaremos en condiciones de reducir algo nuestra presencia en Europa y redesplegarnos en tres objetivos principales: el Sur del Caucaso, donde no tenemos presencia, Asia Central, donde solo tenemos una embajada en Kazajstán y el continente asiático. Eso es lo que se va a llevar a cabo a partir de que en los próximos meses se apruebe la Ley de Acción Exterior.

P. ¿Es importante la internacionalización de nuestras empresas en Asia-Pacífico para la salida de la crisis?

R. Es fundamental. Asia va a ser un componente esencial de ese proceso de internacionalización de la empresa española que se se lleva llevando a cabo desde los años noventa. Lo que estamos viendo es que hemos tocado fondo en la crisis y estamos empezando la recuperación. Este trimestre por primera vez va a haber crecimiento y hay un pronostico claro de los analistas de que continuará el año que viene. Ese crecimiento se debe en gran medida a las exportaciones. Hay países como Japón en el que hemos pasado en tres años de exportar 3.300 millones euros a exportar 4.400. Hay crecimientos de este calibre también en otros países asiáticos que son muy difíciles. Esta salida de la crisis se está apuntalando sobre todo por el crecimiento en la capacidad exportadora de nuestras empresas y a otras empresas que aunque no son exportadoras participan en grandes proyectos en el extranjero. Prácticamente todas las semanas hay una buena noticia sobre algún proyecto de infraestructuras o renovables que se va a una compañía española.

P. ¿Cómo apoya el servicio Exterior a las empresas que están pensando en empezar a operar en el extranjero y en concreto en Asia-Pacífico?

R. En nuestra agenda de contactos ahora mismo el punto número uno es el apoyo a la empresa española. El ministro Margallo lo ha dicho desde el principio. La función de la política exterior en esta situación es contribuir a la salida de la crisis. Están todos los medios puestos para ese objetivo sin descuidar los tradicionales de las relaciones políticas, el apoyo a las comunidades de españoles en el exterior, etc. Lo que hacemos en foto como este es explicar la capacidad de nuestras empresas. Ver qué empresas españolas tienen proyectos maduros a los que les queda poco tiempo para su adjudicación y hacemos ver el interés que tenemos en estos proyectos , señalamos la autoridad encargada de adjudicar el proyecto, en qué punto se encuentra, etc.

P. ¿Qué es lo más importante a la hora de desembarcar en un país del extranjero?

R. Tener la mejor información posible sobre el país en el que quieren invertir. Esa información se la podemos dar en el ministerio de Asuntos Exteriores a través de la dirección general de de relaciones económicas internacionales o a través de nuestras propias embajadas u oficinas comerciales, que tienen los análisis de mercado y de la situación del país en cuestión. A partir de ahí, cuando tengan una presencia fija en el país, recurrir como digo a las embajadas y oficinas comerciales para hacer el seguimiento de sus proyectos y para todo el apoyo que tengan necesidad de recibir.

P. ¿Qué contactos están planeados en esta cumbre que reúne a 51 gobiernos de Europa y Asia?

R. Tenemos nueve entrevistas bilaterales con países grandes como por ejemplo Tailandia, Indonesia, Pakistán o Australia, que ha hecho una apuesta muy grande por el sector de defensa español. La marina australiana se está surtiendo de material fabricado en España, por Navantia concretamente. Dentro de unos minutos hablaremos con Singapur, que es una gran plaza financiera cuyos fondos soberanos están invirtiendo en España ya y que tienen interés en ver como está evolucionando la economía española, algo que vamos a explicarles en detalle.

P. Usted es probablemente el alto funcionario español que más viaja y más contactos mantiene con dignatarios extranjeros. ¿Cual es la percepción que de la salida de la crisis se tiene en el extranjero?

R. En los últimos años hemos viajado al extranjero teniendo que explicar cuales eran las dificultades por las que estábamos pasando. Recuerdo que hace un año y medio lo que explicábamos era las medidas que estábamos tomando de consolidación fiscal y reformas estructurales para superar ese momento en el que parecía que la Unión Europea tenía que superar a la economía española. Ahora lo que estamos señalando son las señales positivas que empezamos a recibir, que son consistentes y se manifiestan en el crecimiento, la evolución del bono español -que a mediados del año pasado estaba en 640 puntos y ahora esta en 240, lo que nos permite financiarnos en mejores condiciones-, el crecimiento de las exportaciones y una serie de elementos que indican que a partir de estos últimos meses de 2013 hemos tocado fondo en la crisis y empezamos la senda de la recuperación. Pero para recorrer esta senda hay que perseverar en las reformas. La consolidación fiscal ya se ha hecho. Ahora toca perseverar en las reformas que ha acometido el Gobierno y que van dando resultados.

P. ¿Y en concreto en el área Asia-Pacífico?

R. Aquí se cree en la recuperación española porque ven los datos objetivos, que además son consistentes y empiezan a sostenerse en el tiempo. Simplemente hay que ver los gráficos de evolución de estos datos para ver que la recuperación está ahí y que, aunque quedan por delante mucho esfuerzos, yo creo que lo vamos a conseguir.