Llegan a Las Palmas los restos del helicóptero

El aparato se había partido en tres partes debido a las fuertes tormentas de los últimos días

La cabina del helicóptero siniestrado en aguas del Océano Atlántico el pasado 22 de octubre ha llegado a Las Palmas de Gran Canaria. El traslado de los restos del 'Super Puma' en el que fallecieron sus tres ocupantes se hizo ayer al mediodía y esta noche llegaban al Puerto de la Luz de la ciudad canaria.

Finalmente, después de una semana de intenso trabajo, la cabina del helicóptero “Super Puma” accidentado el pasado día 22 de octubre y en el que fallecieron sus tres ocupantes pudo ayer ser izada. Las malas condiciones climatológicas de los últimos días retrasaron las labores de recuperación después de que los buceadores de la Armada lograsen rescatar los cuerpos del sargento Jhnander Ojeda, del teniente Saúl López y del capitán José Morales.

La fuerte tormenta que azotaba la zona y las fuertes corrientes provocaron que la cabina se partiese en tres trozos, tal y como confirmó ayer el Ministerio de Defensa. Tanto el tren de aterrizaje delantero como la cola se habían desprendido, por lo que cada una de las partes fue izada una a una.

Los buzos lograron enganchar los restos para subirlos por diferentes vías. Tanto el tren de aterrizaje como la cola se izaron con la grúa del buque noruego “Olympic Zeus”, mientras que para la parte más pesada y voluminosa se han apoyado de una red de grandes dimensiones.

Una vez los restos estuvieron a bordo del “Olympic Zeus”, el barco puso rumbo al puerto de Las Palmas, donde los miembros de la Comisión para la Investigación Técnica de Accidentes de Aeronaves Militares (CITAAM), comenzarán, junto al juez togado territorial, la investigación para esclarecer qué ocurrió.