Defensa de Triana: «Hay que tener certeza para meter a alguien 23 años en la cárcel»

Triana Martínez conversa con su abogado José Ramón García
Triana Martínez conversa con su abogado José Ramón García

La defensa de Montserrat González y su hija Triana centró su informe final en intentar demostrar que no hubo ningún plan par acabar con la vida de Isabel Carrasco y que el día que la primera asesinó a la entonces presidenta de la Diputación ni su hija ni la tercera acusada, la policía local Raquel Gago, estaban al tanto de lo que sucedió. Por ello, pidió al jurado que no determine la culpabilidad de Triana ni la de Gago, porque no hay pruebas de que tuvieran vinculación con estos hechos: "Hay que tener certeza para meter a alguien 23 años en la cárcel", afirmó al respecto, en relación con lo anterior.

En relación con el momento del asesinato, la defensa aseguró que Montserrat González vio a Isabel Carrasco y fue entonces cuando llamó a su hija para decirle que se iba a "acabar todo", en relación con los supuestas persecuciones que sufría Triana por parte de la presidenta de la Diputación, pero sin que supiese nada de lo que iba a ocurrir. De esta forma, intentó demostrar que Triana no conocía lo que iba a suceder de antemano.

En esa misma línea, y para hacer ver al Jurado que no había ningún "plan", aludió a lo que, supuestamente sucedió en la comisaría, cuando madre e hija estaban ya detenidas. En un momento dado, Montserrat González habría pedido a Triana que dijese a los policías, que pensaban que con ello quedaría libre, quién tenía el arma. "¿Cómo no va saber Montserrat quien tenía el arma si había un plan?", se preguntó.

Y, en tercer lugar, para ahondar en esa misma tesis, se refirió a la bolsa utilizada para ocultar el arma utilizada en el asesinato; bolso que le había dejado prestada Raquel semanas antes. "¿Cómo va a utilizar el bolso de Raquel para ocultar el arma e implicarse ambas. Cómo iban a ser tan subnormales?"

Con estos elementos, la defensa intentaba hacer ver que Triana tuvo conocimiento del asesinato de Isabel Carrasco después de que sucediera y que recogió el arma del suelo sin que hubiese concierto previo con su madre para dejar el arma a Gago.