Política

Detenido Joan Coma, concejal de la CUP en Vic, y trasladado a Madrid

Estaba siendo investigado por la Audiencia Nacional por presunta incitación a la sedición, pero no acudió a declarar a finales de octubre

El concejal de la CUP Joan Coma que ha sido detenido hoy en Vic (Barcelona) por los Mossos d'Esquadra por orden de la Audiencia Nacional
El concejal de la CUP Joan Coma que ha sido detenido hoy en Vic (Barcelona) por los Mossos d'Esquadra por orden de la Audiencia Nacional

“El Estado español me detiene. Aprovechemos todo lo que nos une para plantarle cara colectivamente. Un abrazo a todos, de todo corazón”, ha escrito en un mensaje en su perfil de Twitter.

Dos mossos d’esquadra vestidos de paisano detuvieron ayer en Vic (Barcelona) a Joan Coma, concejal de la CUP en este municipio. El arresto fue consecuencia de la negativa del dirigente antisistema a declarar el pasado octubre ante la Audiencia Nacional como investigado por incitar a la sedición a través de un llamamiento en el pleno municipal a desobedecer las resoluciones del Tribunal Constitucional (TC). Los mossos comunicaron previamente a Coma su aparición y el concejal tuvo tiempo de avisar a sus afines para que tomaran imágenes de una detención realizada con trato exquisito, intercambiando saludos de manos con los agentes y caminando sin escolta hacia un coche policial también de paisano.

El arresto de Coma sirvió a los partidarios del referéndum soberanista en Cataluña –y particularmente a sus principales dirigentes institucionales– para poner el grito en el cielo con los argumentos habituales. Una vez más, acusaron al Gobierno de «judicializar» la política; una vez más, se sucedieron las apelaciones a la «libertad de expresión»; y una vez más, ironizaron con la «operación diálogo» de Moncloa. La conocida secuencia de declaraciones públicas desembocó en otra maniobra clásica alentada por la CUP, la de convocar concentraciones en municipios de toda Cataluña para arropar al concejal antisistema.

El protagonista, por su parte, distribuyó un documento de audio al poco rato de ser detenido con aire resistencialista. «Soy Joan Coma. Hace poco rato que la policía me ha detenido. Ahora mismo me están trasladando a Madrid contra mi voluntad. Tengo muchas ganas de recuperar la normalidad, de abrazar a mis niños y a Laia. Pero gracias a vosotros estoy bien, tranquilo y sereno. Miro por las ventanas y veo a las entidades, organizaciones, colectivos, personas que nos habéis acompañado desde el primer momento en este proceso. Gracias por toda la fuerza de estos días. Me hacéis sentir libres y sin miedo, también ahora detenido», manifestó.

Las principales autoridades institucionales de Cataluña se alinearon con Coma y aprovecharon para arremeter contra el Gobierno. «Una vez más, el Estado demuestra qué noción tiene de la libertad de expresión. La operación diálogo: de Navidad a San Esteban», ironizó el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont desde su perfil de Twitter. La consellera de la Presidència, Neus Munté, acusó al Gobierno de preparar para 2017 un «vergonzante calendario judicial», mientras que el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, denunció la «persecución de la libertad de expresión». También terció la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que tildó de «injustificada» la detención, mientras que la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, comentó: «La operación diálogo del Estado a toda máquina. Mi firme apoyo a Joan Coma Roura».

El portavoz del PP catalán en el Parlament, Alejandro Fernández, recordó que Coma «no ha sido detenido por expresar sus ideas», sino por negarse a acudir a declarar. «Celebramos que no haya impunidad para aquellos que se creen por encima de la ley y reiteramos nuestro compromiso con las instituciones democráticas, que merecen un respeto porque son de todos», añadió el dirigente popular.