Don Felipe: «Hoy es un día para celebrar lo que nos une»

Representa al Rey en la Fiesta Nacional: «Hay que estar donde hay que estar». Don Felipe, en nombre de Don Juan Carlos, reivindica un futuro de concordia para los españoles

La infanta Elena, los Príncipes y la Reina brindan en la recepción en el Palacio Real
La infanta Elena, los Príncipes y la Reina brindan en la recepción en el Palacio Real

El Príncipe hace en nombre del Rey una llamada a la unidad de todos los españoles en su primer discurso de la fiesta de la Hispanidad

El día de la Fiesta Nacional adquirió ayer un valor añadido para la Corona: Don Felipe asumió, por un día, la representación del Rey y, por tanto, institucional del país.

Si junto a Doña Letizia presidió el desfile militar en la plaza de Neptuno, el Palacio Real fue el siguiente escenario en su «debut». Después de la línea de saludos, como es tradición, en la saleta de Gasparini, el Príncipe entró a las 13:10 en el comedor de Gala para pronunciar un discurso en nombre del Rey y en ausencia física de éste. Ante los 1.000 invitados a la recepción y objetivos de las cámaras que no permiten «rebobinar», el heredero a la Corona señaló que «es un día para celebrar lo que nos une, recordar nuestra historia milenaria y valorar lo mucho que hemos conseguido juntos». Porque el día de la Hispanidad evidenció, al igual que el año pasado, que la crisis económica no es el único problema del país. Doce meses atrás, en aquella ocasión en que Don Juan Carlos sí presidió el acto, el Príncipe puso nombre: «Confío más en la Cataluña real y plural que en la espuma», reveló refiriéndose a los acontecimientos políticos. Y remarcó que la Corona estaba dispuesta a «colaborar» para encontrar una vía alternativa al conflicto, en conversación distendida con los periodistas.

Ayer, la convalecencia del Monarca provocó que el formato fuera diferente. «Su Majestad el Rey me ha encargado que les transmita su saludo más afectuoso y sus mejores saludos para todos. Muchas felicidades en su nombre y en el de toda la Familia Real», –concretamente a la Guardia Civil y a Zaragoza en el día de su patrona–, precedió ayer al brindis por el Aniversario del descubrimiento de américa. Lo que en aquel momento supuso la colonización del Nuevo Mundo, quinientos años después el contexto sociopolítico pide la integración global. «Si lo que hoy nos une es mucho, es mucho más lo que cada día seguirá estrechando nuestros vínculos con la comunidad internacional». Y añadió: «España, con la Corona a su servicio, seguirá trabajando para ello». Junto a la Reina, Doña Letizia y la Infanta Elena, alzó la copa para brindar «por España y por el Rey». Antes de que, una vez más, se refiriera a la unidad del país como garante de un «futuro de concordia y progreso para todos los españoles, para todos nuestros ciudadanos».

Después del mensaje institucional –con el que no se contaba inicialmente– los anfitriones se «fundieron» entre los invitados. La afluencia de personas que querían saludar a los herederos a la Corona complicó la comunicación con ellos, a pesar de lo que Don Felipe se detuvo un momento a hablar con los periodistas. Incidió en todo momento en que lo que tenía que decir estaba plasmado en el mensaje de Don Juan Carlos y se refirió a la situación actual de su padre tras ser operado recientemente de la cadera debido una infección en la prótesis. «Está haciendo lo que tiene que hacer, recuperarse para la próxima operación».

Según la estimación médica, el próximo mes de noviembre será intervenido nuevamente para instalarle la prótesis definitiva. Ante la pregunta de lo que supone para él representar al Monarca en un día tan significativo para la institución, Don Felipe no se salió del guión: «Dentro de la normalidad, hay que estar donde hay que estar», sentenció. Aunque sí reconoció que la sensación de que él y la Princesa de Asturias estuvieran solos en la Tribuna durante el desfile –Doña Sofía no asistió por razón protocolaria–, le resultó «extraña», porque no es «habitual». Es la primera vez que el Monarca no preside el día de la Fiesta Nacional en 38 años de reinado.

A pesar de que el sucesor a la Corona representó ayer al Monarca, el mismo día en que se anunció que el Rey volvía a ser operado, Zarzuela incidió en un mensaje: no está inhabilitado. Lo que significa que, en los acontecimientos como el de ayer, el Príncipe sí puede representar al Rey –nunca sustituirle–, lo que ocurriría igualmente si el Monarca no estuviera recuperado para el aniversario de la Constitución y el Día de las Fuerzas Armadas. En la Cumbre Iberoamericana de Panamá, al ser un acto entre jefes de Estado, el Príncipe podrá acudir a actividades oficiales paralelas, pero no representarle.

Aznar: «Es una situación de extrema gravedad»

El ex presidente del Gobierno, José María Aznar asistió ayer por primera vez desde que dejó la jefatura del Ejecutivo a la recepción del Palacio Real por la Fiesta Nacional. Lo hizo para «defender la democracia, la unidad nacional y la Monarquía constitucional», ahora que España atraviesa una situación de «extrema gravedad». Cuando se le preguntó si se refería a la ofensiva nacionalista de Cataluña no lo negó, pero sí evitó responder si ha hablado con el Rey recientemente.