Economía y Defensa, claves en el cara a cara del Ala Oeste

La RazónLa Razón

Tras meses de trabajo e inacabables contactos entre la colosal maquinaria burocrática estadounidense y Moncloa, Mariano Rajoy pisará hoy la moqueta del Despacho Oval de la Casa Blanca y departirá sobre los principales puntos de la agenda bilateral con Estados Unidos con el presidente Obama. Como suele ser habitual en este tipo de encuentros Rajoy trae de Madrid la lección aprendida sobre un amplio espectro de asuntos de común interés, pero sólo el ritmo impredecible de la conversación y las preguntas de Obama y sus asesores determinara qué temas finalmente tendrán cabida en los 60 minutos de conversación que están previstos.

Estados Unidos considera a España un valioso aliado en temas estratégicos y de Defensa y es prácticamente seguro que la fuerza de acción rápida de 500 marines que el Ejército de este país mantiene en Morón (y su posible ampliación) salga en la conversación, al igual que el despliegue en la base de Rota de los destructores y la dotación del escudo antimisiles. Otro de los temas preparados por la delegación española es la situación en Cuba (de gran preocupación para Estados Unidos y en la que España puede ser un gran aliado).

Asimismo, de derivar la conversación en este sentido, el presidente español tiene una explicación preparada para situar en su contexto la ofensiva soberanista del nacionalismo catalán y explicar a Obama por qué Cataluña no es ni Escocia ni el Quebeq. La limpieza de la playa de Palomares, donde la Fuerza Aérea de Estados Unidos perdió armamento nuclear durante los años sesenta, podría también salir a relucir durante la conversación, pero en la delegación española todo el mundo tiene claro que lo último que se quiere hacer en Washington es «pisar un callo» al gigante americano en su casa.

El contenido económico del viaje oficial será a todas luces el más destacado a lo largo de la jornada, en la que se prevé que Obama alabe las medidas que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha puesto en marcha para remontar la crisis. Y precisamente las muestras del «nuevo aire» de nuestra economía centrarán asimismo la entrevista que con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, tendrá lugar inmediatamente después. Las perspectivas de crecimiento y el saneamiento del sector financiero serán analizados en profundidad en la sede del FMI en Washington. El último acto de la jornada tendrá lugar en la embajada de España en la capital estadounidense, donde Rajoy impondrá la medalla de la Orden de Isabel la Católica al senador Bob Menéndez, presidente de la comisión de Exteriores del Senado y gran amigo de España. Menéndez, de origen cubano, es demócrata y desde enero de 2013 dirige la labor del departamento del Senado encargado de la política exterior de Estados Unidos del que dependen importantes funciones como la confirmación de todos los cargos del servicio diplomático.