El 97% de los españoles pide un pacto anticorrupción

La ciudadanía percibe más fraude político aún del que probablemente existe. La mayoría opina que actualmente ningún partido puede considerarse impune

La indignación de los españoles ante los continuos casos de corrupción en España ha provocado en ellos una clara reacción. La sociedad demanda un cambio para que el fraude no solamente se catigue, sino que se termine con él. Así, el 97 por ciento de los ciudadanos está de acuerdo en atajar, mediante pactos o leyes, la corrupción. Entre los ciudadanos de 30 a 64 años se supera el 98 por ciento, mientras que entre los menores de 30 y mayores de 64 se registran porcentajes en el entorno del 95 por ciento. Es el mensaje del pueblo español a sus políticos que se recoge a través de la encuesta de NC Report para LA RAZÓN.

Así, el 92,2% de los españoles considera que en nuestro país ningún partido político puede librarse de la corrupción. Es también el criterio mayoritario en cada segmento de edad. Únicamente el 5,9% cree que no afecta a todos los partidos.

Y a la hora de medir la corrupción, en la escala de 0 a 10, los españoles la cuantifican en 9,3 puntos. En todos los grupos de edad se superan los 9,0 puntos. Por lo tanto, la ciudadanía percibe probablemente más corrupción de la que realmente existe, pero a ello contribuyen la parálisis judicial y la falta de sentencias firmes y ejemplarizantes.

En este sentido, casi dos terceras partes de los españoles consideran que la corrupción en España es superior a la de la media de los países europeos. En concreto, un 65,5% frente a un 7,9%, que considera que es menor en comparación. Es también el punto de vista mayoritario en todas las franjas de edad, cuando en realidad no se llega a ese extremo.

El pasado mes de diciembre la ONG alemana Transparencia Internacional divulgó su informe anual y situaba a España en una zona intermedia dentro de los países de la UE, muy igualada con Austria y Francia y a siete puestos de Italia, que se encuentra entre los primeros puestos de la tabla en Europa, a pesar de la regeneración que significó Manos Limpias, cuyo movimiento se catapulta a 1992. El movimiento de los jueces milaneses demostró hace veinte años al pueblo de Italia que la corrupción alcanzaba a todos los partidos políticos.

También el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente a diciembre de 2012, se hacía eco de la corrupción como uno de los principales asuntos que preocupan a los españoles, y constataba cómo se duplicaba el porcentaje de ciudadanos preocupados por un asunto que hace mella más que nunca en un momento en que los ciudadanos pelean por llegar a fin de mes. De tal manera que se pasaba del 9,5% al 17,2%, colocándose solamente por detrás del paro, los problemas económicos y de los políticos.