Cataluña

El Gobierno confirma que usará la Ley de Seguridad Nacional para frenar a Mas

El ministro de Justicia reiteró que el Estado movilizará todos los recursos para hacer cumplir la Constitución

El proyecto de Ley de Seguridad Nacional será un instrumento más en manos del Gobierno para hacer frente a desafíos como el que abandera Artur Mas en Cataluña. Ayer, antes de que se apruebe definitivamente mañana, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, avaló el texto legal como instrumento para frenar una eventual declaración de independencia, aunque afirmó que existen procedimientos «suficientes», y subrayó que todos los gobiernos tienen el «mandato constitucional» de «respetar las leyes».

Publicidad

Catalá reiteró que «en España funcionan todos los instrumentos» para garantizar que ciudadanos y Ejecutivos están «sometidos a la ley». En concreto, destacó que «el control judicial de la acción de gobierno es una realidad cotidiana» y que, por ello, tanto el Ejecutivo central «como cualquier otro agente institucional» pueden recurrir a tribunales ordinarios o al Tribunal Constitucional para «garantizar el cumplimiento de las leyes».

El titular de Justicia explicó que «cada día, el Gobierno y las comunidades autónomas recurren ante el Tribunal Constitucional» y que ése es el «normal desarrollo» del «marco de relaciones entre todas las instituciones», de acuerdo con las existentes «reglas del juego».

En esa línea, el ministro se mostró «convencido de que el Estado de Derecho cuenta con las herramientas suficientes» para hacer frente a una situación en la que «algún Gobierno» pueda llegar a incumplir el citado mandato «en algún momento». A juicio de Catalá, esas herramientas pasarían por los «instrumentos de garantías de libertades y derechos» y por recursos ante el «Poder Judicial independiente» del que disfruta España.

Desde Cataluña, el portavoz de ERC, Sergi Sabri, avisó de que temen que la futura Ley de Seguridad Nacional pueda ser «una nueva manera de luchar contra el proceso catalán» y otra herramienta del Gobierno de Mariano Rajoy, permitiendo tomar el control de las instituciones catalanas en base a la seguridad nacional.

Publicidad

En rueda de prensa, Sabri sentenció: «El pueblo catalán tiene tomada la decisión de votar el próximo 27 de septiembre, de hacer un plebiscito sobre la independencia, y ni el Tribunal Constitucional ni las modificaciones legislativas lo van a parar».

Sabri recordó que el proyecto de ley se votará el miércoles en la Comisión Constitucional del Congreso y que sigue habiendo enmiendas vivas, como una de ERC que blinda la posibilidad de tomar el control de las instituciones catalanas, para que la ley «no se pueda utilizar para modificar decisiones de los parlamentos».

Publicidad

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, señaló que ve un «tic totalitario» en las últimas declaraciones del presidente de la Generalitat, Artur Mas, en las que apuntaba que Cataluña caería en una «vía muerta» si no gana la lista independentista en las elecciones del próximo 27 de septiembre.

«Es un tic totaliario realmente notable», declaró el titular de Exteriores en una rueda de prensa en Bruselas, en donde consideró «preocupante» el discurso de Mas. «Por fortuna, Cataluña es mucho más que Mas, y Mas es cada vez menos», ironizó el ministro español.