Política

El Jemad destaca la importancia de operaciones especiales en la lucha yihadista

Fernando García Sánchez, en una imagen de archivo
Fernando García Sánchez, en una imagen de archivo

El jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), almirante general Fernando García Sánchez, ha declarado durante la mañana de hoy que las Fuerzas Armadas españolas son un referente a nivel mundial y prácticamente están al nivel de las de Reino Unido y Estados Unidos. Tras un acto en el que se ha producido en la toma de posesión de Jaime Íñiguez como nuevo comandante del Mando Conjunto de Operaciones Especiales, García Sánchez ha destacado la labor de estos equipos especiales en la lucha contra el terrorismo yihadista o en la crisis de Ucrania.

Puesto que los conflictos actuales tienen un carácter global y ciertamente volátil, García Sánchez considera que órganos de estas características son idóneos para actuar en este tipo de situaciones dada su «decisión, valor, flexibilidad y capacidad de adaptación». Y, para él, el despligue de operaciones especiales españolas en Mali, Iraq o República Centroafricana dando asistencia militar a los regimientos locales dan muestra de ello. El Jemad también ha destacado la transformación interna que se está acometiendo en las Fuerzas Armadas, en la que los tres elementos principales de cambio están ligados a la inteligencia, la ciberdefensa y las operaciones especiales.

Asimismo, ha adelantado que en dos años, en 2017, España asumirá el mando del componente de la OTAN en materia de operaciones especiales, dentro del sistema rotatorio establecido por la Alianza. Por otra parte, el general García Sánchez ha dicho que asumir el mando de la fuerza de reacción rápida de la OTAN el próximo año, anunciado ayer por el ministro de Defensa, Pedro Morenés, obligará a España a mantener alistados un cuartel general y a las unidades que lo compondrán.

En este sentido ha confirmado que España aportará unos 1.000 militares para el Estado Mayor y entre 3.000 y 4.000 para el contingente, a los que habrá que añadir los recursos aéreos y marítimos, con aviones y buques.

El general Íñiguez, del Ejército de Tierra, asume la jefatura del un mando que dispondrá de todas las unidades de operaciones especiales de los tres ejércitos para realizar las misiones asignadas. Tras jurar el cargo en un acto al que han asistido sus familiares y responsables del Estado Mayor de la Defensa, como el comandante del Mando de Operaciones, almirante Teodoro López Calderón, el general Íñiguez se ha comprometido a convertir el mando en una herramienta útil para las Fuerzas Armadas y para España.