Política

El juez Vidal podría ser sancionado otra vez antes de jubilarse

El idelógo de la «Constitución» catalana tiene un expediente por desconsideración a un juez del 1-O y a la letrada judicial

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial inició ayer los trámites para acceder a la jubilación voluntaria del controvertido ideólogo de la «Constitución catalana», Santiago Vidal. Para ello, se le ha otorgado el plazo previsto de 15 días para que presente, si lo desea, nuevos argumentos a su petición. Transcurrido ese plazo, el órgano de Gobierno accederá a su solicitud a principios de septiembre, con lo que el 31 de diciembre dejará de ser un magistrado en activo dentro de la Carrera Judicial. Se jubilará al cumplir los 65 años, aunque podría haber continuado en activo siete años más.

Publicidad

Sin embargo, es previsible que antes de que cuelgue definitivamente la toga abandone el ejercicio de la judicatura con otro borrón en su expediente. Y ello, porque el CGPJ le ha abierto un expediente por la posible comisión de faltas graves por posible desconsideración al magistrado fallecido Juan Antonio Ramírez, quien instruía un procedimiento relacionado con el referéndum ilegal del 1-O, y por asegurar que la letrada de la Administración de Justicia que participó en el registro de la consejería de Economía mintió cuando aseguró que tuvo que salir por la azotea debido a la situación que se vivía en el exterior del edificio. Esas manifestaciones las realizó en la emisora catalana Rac1. Respecto al magistrado, manifestó que su investigación sobre los preparativos del referéndum ilegal «hizo todo lo necesario, fuera legal o no, sabiendo que él no tendría que pagar ningún precio porque sabía que el pronóstico de su enfermedad era muy grave y moriría». Vidal tuvo que declarar como investigado en esta causa.

Este expediente disciplinario lo tramita el Promotor de la Acción Disciplinaria, el magistrado del Tribunal Supremo Ricardo Conde, que será quien, tras haber practicado las distintas diligencias, proponga el archivo o la sanción correspondiente. En este sentido, fuentes conocedoras del asunto señalaron que esta última opción es más que probable, toda vez que esas manifestaciones encajarían perfectamente en una falta grave por desconsideración hacia la secretaria judicial, aunque también se podría incluir otra por falta leve por sus manifestaciones respecto al juez Ramírez. La falta grave está sancionada con un multa de 501 a 6.000 euros.

Tildó de «caracol» a otro juez

Vidal fue sancionado por vez primera en 2010, por haber tildado de «juez caracol» al magistrado Julio Solaz, instructor del «caso Millet», relacionado con el saqueo del Palau de la Música de Barcelona. En 2015 fue suspendido tres años por participar en la «Constitución catalana», y reingresó el pasado mayo.

Publicidad