Actualidad

El «no» a la independencia ganaría con un 50%, según un barómetro de la Generalitat

El “no” a la independencia ganaría en Cataluña con un 50 % de los votos frente a un 42,9 % del sí, según el último barómetro del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat. Este resultado supone un avance de los partidarios del “no” a la ruptura de España.

Publicidad

El “no” a la independencia ganaría en Cataluña con un 50 % de los votos frente a un 42,9 % del sí, según el último barómetro del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat. Este resultado, con una ventaja de siete puntos para los partidarios de que Cataluña siga perteneciendo a España, supone un avance de los partidarios del “no” a la independencia, ya que en el barómetro anterior del mes de marzo el “no” lograba un 48 %, mientras que el sí obtenía un 44,1 %.

Este resultado es la respuesta a la pregunta "¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado independiente?", que se salda con un 42,9% a favor del "sí", un 50% a favor del "no", un 5,8% no sabe y un 1,3% no contesta. En el anterior barómetro, en el que ya se imponía una respuesta contraria a la independencia, el "sí"obtenía un 44,1% y el 48% optaba por el "no", de modo que las opiniones que prefieren que Cataluña siga dentro de España han ganado dos puntos.

Pero esta negativa a la independencia de Cataluña es aún mayor si la pregunta se refiere al encaje dentro de España. Así, a la pregunta "Cree que Cataluña debe ser...", un 4% dice que "una región de España"; un 29,3% opta por "una comunidad autónoma dentro de España"; un 24% cree que "un Estado dentro de una España federal"y sólo el 37,6% elige la opción "un Estado independiente". El 5% no lo sabe o no contesta.

Publicidad

Publicidad

En este caso, viendo la tendencia de resultados de este estudio, se observa que los partidarios de que Cataluña sea un Estado independiente han ido cayendo desde noviembre de 2013, fecha en que alcanzó su cota más alta, un 48,5%. Desde entonces, en poco más de año y media esta opción ha perdido casi 11 puntos porcentuales, mientras que la posibilidad de que Cataluña siga siendo una comunidad autónoma dentro de España se sitúa en niveles de comienzos de 2012, fecha en la que empezó a descender y superada por la independencia.

Es de destacar también el hecho de que, por partidos, el 70,4% de los votantes de Podemos no quiere que Cataluña se convierta en un Estado independiente; en cuanto a ICV, que firmó en su momento el pacto por el Derecho a Decidir y que ha apoyado siempre la celebración de un referéndum independentista, el 49,7% está en contra de la independencia frente al 39,1% que están a favor.

De los partidos soberanistas, el 76,3% de votantes de CiU quieren la independencia, mientras que los de CiU y CUP están en el 93,7% y 93%, respectivamente.

En lo que se refiere a la intención de voto de cara a las elecciones al Parlamento de Cataluña, previstas inicialmente para el 27 de septiembre de este año, aunque aún no están convocadas, hay un empate técnico entre ERC y CiU (la encuesta está hecha antes de su separación), situándose ambas formaciones en un 13,3% de los votos, lo que supone una pérdida de cuatro puntos para el partido de Oriol Pujol respecto del barómetro anterior. Podemos se situaría como tercera fuerza con el 10,8% (11,6% en el barómetro anterior) y el PSC, con el 9,2% (6,8% antes). La CUP se coloca como quinta fuerza, con el 7,6%, Ciudadanos obtendría el 6,6%, ICV el 3,5% y el PP el 2,4%. Se observa por tanto una gran fragmentación en el electorado que hace muy difícil la formación de un gobierno estable.

De estos datos se desprende que Cataluña se enfrenta a un panorama complejo, de gran inestabilidad política y parlamentaria, en la que el asunto de la independencia tampoco permite mayorías claras y muestra una sociedad dividida.