El primer destructor del escudo antimisiles llega a Rota

El «USS Donald Cook», el primero de los cuatro destructores estadounidenses, atracará mañana en la base gaditana con más de 330 marinos a bordo

En octubre del pasado año 2012, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, firmaba con el que entonces era su homólogo estadounidense, Leon Panetta, el acuerdo por el que se autorizaba el despliegue de cuatro destructores norteamericanos en la Base Naval de Rota (una iniciativa que el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero anunció un año antes). Ahora, apenas un año y cuatro meses después, el ya conocido como escudo antimisiles de la OTAN comienza a dar sus primeros pasos como una realidad. Y es que mañana al mediodía llega a Rota el «USS Donald Cook», el primero de los cuatro buques que formarán parte de dicho sistema de defensa antimisiles y que se desplegarán en nuestro país entre este año y el siguiente. De momento, está previsto que en junio atraque el «USS Ross» y a lo largo de 2015 el «USS Porter» y el «USS Carney».

Así que todo está ya listo en la Base Naval de Rota para recibir a los más de 330 marinos que viajan a bordo de este destructor, que partió de su base en Norfolk (Virginia) el pasado 31 de enero. En total, cuando se complete el despliegue de los cuatro destructores serán unos 1.200 los efectivos que se desplegarán con el escudo, a los que acompañarán cerca de 1.800 familiares, lo que supondrá un importante beneficio económico para la zona.

Pero el beneficio también lo será para la empresa española Navantia , que se ha asegurado un contrato para el mantenimiento de los cuatro buques durante al menos cuatro años por un valor estimado de 190 millones.

De esta forma, Rota se convierte en la pieza fundamental de este escudo contra misiles balísticos que se irá desarrollando en varias fases y en diferentes países hasta completarse en 2018. En él participan también Holanda, Turquía, Polonia y Rumanía. De momento, estos países cuentan únicamente con sistemas de radares, aunque a lo largo de los próximos años Polonia y Rumanía dispondrán también de lanzadores de misiles.

Pero, además de los beneficios económicos que puede conllevar este despliegue en España, también están los estratégicos, pues la Armada española tendrá la oportunidad de realizar diferentes ejercicios con los marinos americanos y conocer de primera mano el sistema de misiles «Aegis», similar al de las fragatas españolas F-100 pero con más capacidades.

Tal y como destacó el secretario de la Armada estadounidense, Ray Mabus, el día en que el primer destructor partió con destino a Rota, «Estados Unidos tiene unas fuertes relaciones históricas con España, y la fortaleza de esas relaciones queda demostrada hoy con la salida del primero de nuestros cuatro destructores». Según Mabus, «el despliegue permanente de cuatro buques en Rota permitirá que estemos en el lugar correcto no sólo en el momento adecuado, sino todo el tiempo».

Durante su despliegue, los destructores participarán en diferentes misiones de seguridad marítima de la OTAN y en ejercicios y maniobras con diversos países. Al respecto, el comandante del «Donald Cook», Scott Jones, aseguró el sábado que el buque está «listo» para llevar a cabo cualquier misión e hizo hincapié en que «Rota nos permite tener flexibilidad operativa» y recordó que su proximidad al Mediterráneo facilita una presencia consistente en la zona de operaciones de la Sexta Flota, informa Efe. Un enclave, Rota, que también permitirá a EE UU –al igual que ocurre con la base de Morón– contar con una importante presencia militar cerca de África, escenario que cada vez cobra más importancia para la Administración de Barack Obama.

A última hora de ayer, el primer destructor se encontraba ya en la costa sur de Portugal.