Política

El PSC suspende cautelarmente a los tres diputados díscolos

Navarro aparta a Geli y Elena de la Ejecutiva y a Ventura de la primera secretaría

Joan Ignasi Elena, uno de los diputados díscolos, avanzó ayer que respeta la decisión de su expulsión aunque no la comparte. Se resiste a entregar su acta de diputado
Joan Ignasi Elena, uno de los diputados díscolos, avanzó ayer que respeta la decisión de su expulsión aunque no la comparte. Se resiste a entregar su acta de diputado

Sin bombas con temporizador, pistolas, muertos ni un protagonista carismático como el agente federal Jack Bauer, pero con la misma tensión que la serie televisiva «24».

Sin bombas con temporizador, pistolas, muertos ni un protagonista carismático como el agente federal Jack Bauer, pero con la misma tensión que la serie televisiva «24». Los simpatizantes socialistas pudieron seguir ayer en tiempo real el desenlace del pulso que mantiene la dirección del PSC con los tres diputados díscolos que el jueves rompieron la disciplina de voto para apoyar la propuesta de Artur Mas que reclama al Congreso la transferencia a la Generalitat de las competencias para convocar la consulta soberanista.

El episodio de ayer, que no es el último de este serial, acabó con la suspensión cautelar de los tres diputados rebeldes de sus cargos orgánicos. La decisión que tomó la comisión de garantías del partido se traduce en que Joan Ignasi Elena y Marina Geli han sido apartados temporalmente de la ejecutiva del PSC, mientras que Núria Ventura deberá abandonar, también temporalmente, la primera secretaría de la federación socialistas de Terres de l'Ebre. El día empezó con las posturas de los críticos y la dirección del partido enrocadas, después de un fin de semana en el que no tuvieron ningún tipo de contacto, pese a intercambiarse reproches a través de los medios de comunicación. A las 10.00 horas de la mañana, los tres diputados rebeldes reiteraban su negativa a dejar su escaño, a pesar de que había concluido el plazo que les había dado el partido para hacerlo. Una vez más, a través de la radio, Elena insistía en que su voluntad es seguir de diputado socialista y que en absoluto se platea dejar de formar parte del PSC, unas declaraciones que repitió por la noche, tras conocer que iba a ser apartado de la ejecutiva cautelarmente.

Geli también reiteró que «no tengo intención de dejar mi acta de diputado» e insistió en que es fiel al programa electoral y representa lo que es «normalidad» en muchos ayuntamientos, alcaldes y concejales socialistas. Igualmente, Ventura constató su voluntad de continuar formando parte del grupo parlamentario. Pero a mediodía, la dirección cumplía con su palabra y remitía a la comisión de garantías del partido el caso de los tres diputados para tomar las medidas disciplinarias que considerara necesarias.

La pugna en la calle Nicaragua, el cuartel del PSC, coincidía con la inscripción de los candidatos a las primarias para elegir al alcaldable de Barcelona. El PSC quería que la lucha interna no enturbiara el proceso, pero no pudo evitarlo. A las 16:00 horas, la comisión de garantías se reunía. Poco después salía a la luz que otro crítico, Fabián Mohedano, era suspendido cautelarmente de la ejecutiva y el consell nacional por participar en un acto de ERC.

A las siete de la tarde de ayer, la comisión de garantías anunciaba que, «por unanimidad», suspende temporalmente también a los tres diputados que rompieron la disciplina de voto porque «vulneraron el acuerdo del consell nacional del PSC». La medida implica el inicio de un expediente que cuando resuelva la comisión, los afectados podrán apelar al consell nacional del PSC. Los críticos aseguraron ayer que respetan la decisión pero no la comparten.