El PSOE suspende de militancia al «golfo» Mulas

La investigación interna señala la responsabilidad política de Jesús Caldera

Carlos Mulas, a la derecha
Carlos Mulas, a la derecha

El PSOE ha suspendido cautelarmente de militancia a Carlos Mulas, el ya ex director de la Fundación Ideas y ex marido de Irene Zoe Alameda, la polifacética creadora que se escondió tras el seudónimo de Amy Martín

El PSOE ha suspendido cautelarmente de militancia a Carlos Mulas, el ya ex director de la Fundación Ideas y ex marido de Irene Zoe Alameda, la polifacética creadora que se escondió tras el seudónimo de Amy Martin para facturar artículos, a 3.000 euros la pieza, a la organización que dirigía su marido. Militante de la agrupación de Las Rozas, el que fuera número dos de la Oficina Económica con Rodríguez Zapatero, encontró en Amy Martin un filón para cobrar un sobresueldo. No era el único. También lo hacía a través de StoryLines Projects, la productora de Irene Zoe, de la que Mulas fue administrador único y que recibió fondos públicos de los Ministerios de Cultura y Sanidad e Igualdad entre 2009 y 2011. La suspensión cautelar de militancia es el paso previo a la expulsión del partido y se produce como consecuencia del expediente informativo que la Secretaría de Organización, que dirige Óscar López, abrió a Mulas el miércoles, el mismo día que fue destituido fulminantemente. Organización le remitirá ahora una notificación con las causas del expediente disciplinario y le dará un plazo para que presente alegaciones. Las presente o no, el partido tiene probadas ya las irregularidades cometidas, por lo que la expulsión formal será cuestión de dos o tres semanas.

Además de lo publicado esta semana, la investigación abierta por el PSOE –que no por el vicepresidente ejecutivo de la fundación– ha detectado, según fuentes de Ferraz, unas cuentas «poco claras». Gastos desorbitados, viajes continuos, pagos por conferencias, hoteles de lujo... El descontrol entre la fecha de constitución de Ideas y el año 2011 era tal que ayer Óscar López, desde Murcia, no dudó en llamar «golfo» a Mulas. El secretario de Organización defendió la actuación del PSOE, tras haber tenido conocimiento de los hechos: «Hemos descubierto que teníamos un golfo que engañaba al PSOE y en el PSOE los golfos salen inmediatamente». El número tres del partido valoró la celeridad en la respuesta política del PSOE y retó al PP a que «expulsara a sus propios golfos».

López no mencionó al máximo responsable político de la Fundación desde 2009, el ex ministro Jesús Caldera, con cargo de vicepresidente ejecutivo. Pero en la dirección federal no ocultan que hay una responsabilidad política evidente del que fuera titular de Trabajo en el Gobierno de Zapatero, no porque estuviera implicado en la trama, sino porque «dejó hacer y deshacer» a Mulas sin revisar un sólo gasto. Osea: miró hacia otro lado, incluso cuando el diario «Abc» denunció algunas irregularidades en 2011. En la Ejecutiva Federal hay quien sostiene que el final de esta historia está escrito y llegará con la asunción de responsabilidades también políticas. Más claro: Caldera, a quién Mulas paseó por medio mundo, alojó en hoteles de lujo e introdujo en lo círculos más selectos del pensamiento progresista, tiene los días contados en Ideas, un «invento zapateril» en el que el ex presidente del Gobierno aglutinó a todas las fundaciones vinculadas al PSOE y que diseñó única y exclusivamente para dar salida a su primer ministro de Trabajo.

Cuando era amigo de todos

Empezando por Felipe González, pero también con José Luis Rodríguez Zapatero, Jesús Caldera, por supuesto, o el propio Pérez Rubalcaba. Carlos Mulas guarda en su página web una galería de fotos que muestra, en cierto modo, su mitomanía política. En la misma galería tiene instantáneas con Nicolas Sarkozy, Gordon Brown o el propio Bill Clinton. Era amigo de todos.