«El Seco», primer beneficiario de la «Parot» que vuelve otra vez a prisión

Tras apenas mes y medio libre, fue detenido al intentar robar un coche

"El Seco", que estuvo en la cárcel por el asesinato de tres personas en junio y diciembre de 1991 y septiembre de 1993.
"El Seco", que estuvo en la cárcel por el asesinato de tres personas en junio y diciembre de 1991 y septiembre de 1993.

MADRID- Pedro Antonio Seco, alias «El Seco», que se había beneficiado de la derogación por el Tribunal de Estrasburgo de la «doctrina Parot», ingresó ayer de nuevo en prisión tras ser condenado por el robo de un automóvil en Villarrobledo (Albacete).

Según informaron a LA RAZÓN fuentes conocedoras del asunto, Seco fue sorprendido el jueves por la Policía Municipal de la localidad cuando intentaba robar un coche –ya se encontraba en su interior– en la calle Octavio Cuartero.

En ningún momento opuso resistencia a los agentes de la Policía Municipal que, como es preceptivo, entregaron al detenido a la Guardia Civil. Seco fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 2 de la localidad albaceteña.

Ayer se celebró un juicio rápido y fue condenado a siete meses y tres días de prisión. La propia Benemérita le condujo al centro penitenciario de La Torrecica, dado que posee amplios antecedentes penales.

Las fuentes consultadas precisaron que, al parecer, la intención de Seco no era robar en el interior del coche, sino sustraerlo para hacer un uso ilegal del turismo.

Seco había sido condenado por la Audiencia Provincial de Albacete, en sentencia de 26 de marzo de 1997, por tres delitos de asesinato. Cometió sus crímenes entre 1991 y 1994, y para ello, golpeaba de forma brutal a sus víctimas. Fue condenado a penas que sumaban 90 años, pero quedó en libertad el pasado 14 de noviembre, tras cumplir 17 años de prisión. Se trata del primer beneficiado por la resolución de Estrasburgo que vuelve a prisión.

El «violador del estilete», libre

Por contra, dos condenados por graves delitos de violación y agresiones salieron ayer de la prisión de Villabona (Asturias) donde cumplían condenas, en virtud de la derogación de la «Parot». Se trata del «violador del estilete», Félix Vidal Anido, y de Faustino Gabarri.

Perfil: «Astuto y difÍcilmente recuperable»

Pedro Antonio Seco fue declarado exento total de la mili por padecer trastornos de personalidad. En su pueblo no siguió tratamiento alguno contra esa enfermedad. Para los psiquiatras, es un psicópata desalmado y peligroso capaz de reincidir. Padece impulsos agresivos y violentos y posee una actitud de suma frialdad, con falta de apego a la verdad. En la prisión, los psicólogos descubrieron que culpa a la sociedad de todo lo que le ocurre. En una ocasión, pinchó las ruedas de todos los coches de la calle para vengar la muerte de su abuelo. Para los doctores que le trataron, el diagnóstico es claro y está reflejado en su expediente: «Se trata de un asesino en serie difícilmente recuperable. Es astuto y oculta pruebas».