El «zasca» de Gaspar Llamazares a Alberto Garzón por la muerte de Barberá

El diputado de IU y ex coordinador federal de la formación critica la falta de humanidad de quienes han cargado con la política fallecida. «Vivimos tiempos sombríos. Si queremos preparar el camino de la amabilidad, seamos al menos humanos, si todavía no podemos ser amables»

La muerte de Rita Barberá no sólo ha provocado una guerra en las redes sociales entre los que no han tenido reparos en criticarla salvajemente incluso el mismo día de su fallecimiento, sino que también ha ahondado las diferencias que separan al actual coordinador federal de Izquierda Unida y al que ocupara ese mismo puesto entre 2000 y 2008, Gaspar Llamazares, y actual diputado de esta formación.

Garzón se marcaba esta mañana un tuit en el que justificaba su rechazo a guardar un minuto de silencio en homenaje a Barberá.

Hacer un minuto de silencio en el Congreso por la muerte de Rita Barberá es un homenaje a su trayectoria. Nos negamos y nos salimos.

En política debemos atacar sin piedad a las ideas, y respetar a las personas que las defienden. Los homenajes a personajes corruptos sobran.

Ambos tuits le han valido al coordinador federal de IU no pocas críticas en las redes sociales, pero la más llamativa de todas, aunque no le haya nombrado, ha sido la de Llamazares, una figura clave en la formación política y crítico con la deriva que ha llevado al partido a formar una coalición electoral con Podemos.

Lamento el fallecimiento de Rita Barberá. La crítica política y la exigencia de responsabilidades no pueden estar reñida con la humanidad.

Me da igual cuáles hayan sido los antecedentes en el Congreso. La humanidad es pre política y la prudencia es política.

Si otros han tenido un doble rasero en el pasado, no seamos como ellos. Mantengamos las formas aunque discrepemos radicalmente.

Vivimos tiempos sombríos. Si queremos preparar el camino de la amabilidad, seamos al menos humanos, si todavía no podemos ser amables.

No es de recibo tampoco politizar las causas del desgraciado fallecimiento de Rita Barberá. Ni en la corrupción ni en quienes la desvelaron.