ERC entrará en el Govern si hay fecha y pregunta para la consulta

Oriol Junqueras obvia el pacto de estabilidad y avisa de que romperá el acuerdo si CiU retrasa el referéndum

El líder de ERC, Oriol Junqueras, se ha mostrado hoy dispuesto a que su partido entre en el Govern "si hay una fecha y una pregunta claras"para la consulta soberanista.

El eterno retorno, que los antiguos egipcios ilustraban con una serpiente mordiéndose la cola y los griegos con el mito de Sísifo, castigado con empujar una piedra por una pendiente que antes de alcanzar la cima siempre rodaba hacia abajo y condenándole a volver a empezar, una y otra vez, es una constante en la política catalana. Para muestra, los dilemas que debaten CiU y ERC. Después de que Artur Mas propusiera a Esquerra y el PSC formar un «gobierno de unidad nacional», Oriol Junqueras replicó que ERC está dispuesto a entrar en el Ejecutivo de Mas si hay una fecha y una pregunta clara para la consulta soberanista.

La idea de fijar una fecha para la celebración del referéndum de autodeterminación y concretar una pregunta fue uno de los escollos, por no decir el escollo más importante, que obligaron a retrasar la firma del acuerdo de legislatura entre CiU y ERC. Los republicanos se resistían a firmar un pacto de gobernabilidad sin cerrar una fecha para la consulta. Pero Mas no quería quedar atado de pies y manos. Finalmente, acordaron tener todos los instrumentos necesarios a finales de este año para poder convocar la consulta a lo largo de 2014. Para alivio de Mas y de sus socios de Unió, se incluyó una cláusula que decía que celebrará el referéndum de acuerdo con el marco legal de 2014, a excepción de que «el contexto socioeconómico y político requieran una prórroga», aunque, «en este caso, la fecha será pactada por ambas partes», esto es por CiU y ERC.

La presidenta del Parlament, Núria de Gispert, se agarró a este supuesto para contemplar que la consulta se aplace más allá de 2014 si la crisis persiste. Aunque, para no enfadar a sus socios, CDC, obligada a hacer equilibrios entre Unió y Esquerra, insistió ayer en que no hay motivos para aplicar la disposición de excepcionalidad que recoge el pacto de legislatura para aparcar el referéndum.

Igual que sucede con las «meigas», que «haberlas, haylas», aunque el acuerdo entre ERC y CiU recoge esta cláusula, los republicanos no tienen intención alguna de respetarla. En un coloquio con empresarios, tras una conferencia organizada por la Cámara de Comercio de Barcelona, Junqueras dejó claro que ERC no aceptará que se aplace la consulta con el pretexto de que la situación económica es inestable. Es más, amenazó a Mas con dejar de apoyarle si retrasa la consulta. El republicano presiona para convocar el referéndum antes que Escocia, que tiene cita con las urnas el 18 de septiembre de 2014. Por ahora, los sondeos de opinión británicos dan una victoria a los unionistas. Junqueras teme que el «no» a la independencia de Escocia influya en el electorado catalán, por eso pelea para que la consulta se celebre cuanto antes. Añadió que por ahora garantiza la estabilidad a Mas.

Cita con las urnas en 2014

Junqueras se esforzó por convencer a los empresarios de que es mejor el camino incierto de la independencia que «seguir dentro del Estado español». Aprovechó la crisis chipriota para plantear a los empresarios –reacios a la inestabilidad que acarrea la secesión– que reflexionen sobre los beneficios y los perjuicios de permanecer en la zona euro, habida cuenta de las decisiones que se adoptan en Bruselas y que perjudican a los países del sur de Europa. «Si la estabilidad de la zona euro tiene que servir para morir crucificado en la cruz de oro, no es válida», llegó a decir.

Cuestión de confianza para mas

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, emplazó ayer al presidente de la Generalitat, Artur Mas, a someterse a una cuestión de confianza en el Parlament para explicar cuáles serían los contenidos de un hipotético gobierno de unidad al que pudieran sumarse otras formaciones. El socialista señaló que esta opción permitiría al presidente catalán detallar qué propone y cuáles deben ser las prioridades de un Ejecutivo unitario formado por varios partidos. Navarro lamentó que la oferta de Mas se haya limitado a declaraciones en los medios de comunicación.