Homs maniobra para no perder el control en el Congreso

Apuesta por Miriam Noguera como su sucesora, frente a Carles Campuzano. Hoy está citado en el TS para notificarle la sentencia

El diputado catalán, Francesc Homs, en una imagen en el Congreso
El diputado catalán, Francesc Homs, en una imagen en el Congreso

Apuesta por Miriam Noguera como su sucesora, frente a Carles Campuzano. Hoy está citado en el TS para notificarle la sentencia

El inhabilitado diputado Francesc Homs sabe que se va pero lo quiere dejar todo atado y bien atado. Y, sobre todo, quiere evitar que Carles Campuzano, el candidato de la dirección del PDeCAT, sea su sustituto como portavoz en el grupo mixto. El diputado de Vilanova i la Geltrú es moderado, socialdemócrata y no le cae bien a Homs. Por eso, antes de irse a casa plantea una nueva batalla en su maltrecho partido acosado por la bronca interna y la corrupción. Homs apuesta por Miriam Noguera como su sucesora porque será la manera de «competir» con el republicano Gabriel Rufián, argumentan desde su entorno.

Noguera llegó a la política desde la fantasmagórica asociación empresarial Centre Catalá de Negocis, una patronal creada para mayor gloria del «procés», que no negocia ni un solo convenio en Cataluña. Así Homs se garantiza que nadie le haga sombra y le hace un nuevo pulso a la dirección del PDeCAT.

Por otro lado, Homs tendrá que volver nuevamente a acudir al Tribunal Supremo, aunque sea para un mero acto formal, aunque, eso sí, significa mucho, ya desde ese momento su efectiva inhabilitación será cuestión de pocas horas.

Hoy ha sido citado para que se le notifique personalmente la sentencia que le inhabilita para ocupar cargos públicos a nivel local, autonómico o nacional durante un año y un mes, por su participación en la consulta del 9-N, pese a que estaba prohibida por el Tribunal Constitucional. La resolución fue notificada a su procurador el mismo día que fue firmada por los siete magistrados de la Sala Penal, y, aunque no suele ser lo habitual, en esta ocasión se ha optado también por citarle para que recoja personalmente la decisión judicial. Estará apenas unos minutos dentro de la sede judicial.

A partir de aquí, el Tribunal Supremo notificará, a través de su presidente, Carlos Lesmes, el auto donde se declara firme la sentencia, con lo que el Congreso no tiene ya más opción que dar cumplimiento a la decisión y retirar el acta de diputado a Homs.

Su defensa prevé solicitar de inmediato aclaraciones sobre distintas cuestiones –como si la inhabilitación afecta también a cargos públicos europeos– y que la condena impuesta no se lleve a efecto hasta que se pronuncie el TC sobre el recurso que interpondrá por vulneración de derechos fundamentales

Sin embargo, fuentes jurídicas destacaron que este tipo de recursos no produce en ningún caso efectos suspensivos, por lo que la inhabilitación se mantendrá en todo caso.

Francesc Homs fue condenado el pasado día 22 por un delito de desobediencia, al considerar acreditado que tuvo un papel «decisivo» en la aportación de los medios materiales y de la infraestructura indispensables «para hacer realidad lo que había sido objeto de suspensión expresa por el Tribunal Constitucional».

De esta forma, la consulta del 9-N se pudo llevar a cabo, entre otras razones, por la «pertinaz actuación» de Homs como conseller de Presidencia, de quien dependían los servicios jurídicos de la Generalitat, al omitir las actuaciones a las que estaba obligado y que, de haberlas adoptado, «habrían permitido el cumplimiento» de lo ordenado por el TC cinco días antes.

La conclusión a la que llegó el Supremo respecto a Homs y el 9-N fue clara: materializó su negativa mediante acciones y omisiones dirigidas a un mismo fin, a saber: hacer realidad el llamado proceso de participación, pese a la expresa prohibición del Tribunal Constitucional. Para ello, activó los trabajos ya iniciados para crear la infraestructura de apoyo indispensable para la convocatoria del día 9 de noviembre» de 2014. De esa forma, desde su cargo, «impuso su voluntad frente al mandato» del Alto Tribunal.

Por contra, el Supremo, rechazando el criterio de la Fiscalía, le absolvió del delito de prevaricación, ya que la conducta que realizó queda integrada en la desobediencia por la fue condenado. En todo caso, su conducta podría haber integrado la modalidad de «prevaricación omisiva» por no haber dictado una orden o resolución de paralización de los trabajos del 9-N que ya habían comenzado. Sin embargo, la Sala sostuvo que condenarle por prevaricación como consecuencia de esas omisiones desbordaría la «medida de culpabilidad».

Puigdemont, a Estados Unidos con el «procés»

El independentismo sigue empeñado en explicarse al mundo. Pese a los fiascos que acumula su causa en el ámbito internacional, no parecen dispuestos a capitular con facilidad. Es así como el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, viajó ayer a Estados Unidos, donde estará hasta el viernes para explicar las bondades del proceso separatista catalán. Según informó ayer la Conselleria de Presidencia, Puigdemont visitará las ciudades de Boston, Washington y Nueva York, y pronunciará una conferencia en la Universidad de Harvard –«Catalonia, Today and Tomorrow» (Cataluña, hoy y mañana)–; firmará convenios con instituciones estadounidenses; contactará con «think tanks» y medios de comunicación y visitará la nueva planta de la empresa catalana Europastry. En este desplazamiento estará acompañado del conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, y el delegado del Govern en los Estados Unidos, Andrew Scott Davis. Con este viaje, Puigdemont emula a su antecesor en la Generalitat, Artur Mas, que ya hizo uno entre el 4 y el 9 de abril de 2015, con un coste de 107.891,68 euros para las arcas públicas. En esta ocasión todavía se desconoce el importe del gasto.