Juan Díez Nicolás: «El prestigio del CIS se basa en acertar. Tezanos tiene que afinar más»

Fundador del CIS

Fue el primer director del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en democracia después de liderar el Instituto de la Opinión Pública en el final del franquismo. Tras el patinazo del CIS en las elecciones andaluzas y la polémica de los últimos barómetros a nivel nacional, según los cuales el PSOE lograría una ventaja de 12 puntos, este catedrático evita, en una entrevista con LA RAZÓN, hacer sangre con José Félix Tezanos, el hombre elegido por Pedro Sánchez para esta institución, aunque advierte de la necesidad de introducir cambios y recuperar la cocina para los sondeos.

¿Es el CIS un instrumento al servicio de los gobiernos?

Siempre ha sido materia de controversia. Pero ha sido plural ideológicamente, incluso en los 60 había personas del PCE o socialistas. Cuando fundé el CIS en el 77, también había comentarios de que yo trabajaba para el Gobierno. Pues claro. Pero, ¿es que Julián Santamaría no era del PSOE? ¿Es que yo no era de UCD? ¿Es que Pilar del Castillo no era del PP? Hay que buscar que técnicamente sean buenos.

Pero ahora está en el centro de todas las críticas...

La cuestión está en el tema de la cocina, que es una cuestión de preferencias. Lo único que estuvo mal, y no lo dijo de Tezanos, fue que otra persona dijera que es que «antes el CIS hacía magia». Fue desafortunado. Yo nunca comenté lo que hicieron los anteriores. A los sitios llegas, ves cómo se hacían las cosas, tratas de entender por qué se hacían así y luego lo cambias. Pero cambiar no es decir que lo anterior estaba mal.

¿Qué ha cambiado Tezanos?

El sistema, para decir que da los datos brutos. Con esos datos, yo o cualquiera hace su cocina. Cuando yo tenía responsabilidad en el CIS, con los datos brutos hacía la cocina y lo publicaba. Lo que hay que ver es si se acierta o no se acierta. Hay gente que, sin encuestas, puede predecir. Durante mucho tiempo, en el Ministerio del Interior había una persona a la que llamaban «el brujo», porque acertaba.

¿Qué implica no hacer cocina como el actual CIS?

La cocina tiene que ver con que la gente no dice la verdad. Las cosas son más complicadas y hay que interpretar. La gente miente cuando se le pregunta por la pasta de dientes que utiliza. Suele decir una más cara. Nuestra obligación es interpretar. Hay partidos que tienen ocultación de voto, los que tienen peor imagen pública. ¿Qué hacemos en la cocina? Tenemos la intención de voto y lo que esas mismas personas dicen que votaron la última vez. Cuando uno compara lo que nos han dicho con lo que fue la realidad, ve que hay partidos, fundamentalmente los vencedores, con sobreestimación de voto y los que perdieron o tienen mala imagen con infraestimación. Entonces se hace un ajuste que también tiene en cuenta la valoración de líderes y la opinión sobre cuestiones de actualidad. Pero aquí es imposible decir cuál es la receta, es como para hacer una paella. Cada experto utiliza unos ingredientes.

¿Incumple, por tanto, Tezanos esa obligación de interpretar?

No digo que sea una obligación. Yo soy partidario de hacer cocina en el CIS porque los datos brutos son muy diferentes de la realidad. Pero lo que he dicho es que, en la medida en la que el CIS dé los datos brutos, luego cada uno tiene la libertad de hacer su cocina. Yo lo hago. No me fío de la cocina de otros

¿Un CIS sin cocina es fiable?

Siempre y cuando lo digan... Yo tengo mi opinión, pero lo que no puedo decir es que lo hacen mal. Lo importante es que los datos sean buenos, la muestra, no la cocina.

¿Considera normal el desfase entre el CIS de las andaluzas y el resultado final?

No enjuicio nunca al CIS porque ha sido doblemente hijo mío.

Pero entiendo que el prestigio del CIS se basa en que acierte en sus barómetros

Obviamente. Sí. Pero cuando había bipartidismo era más fácil acertar. Ahora, con cuatro partidos o con cinco el mapa empieza a ser complicado.

¿Era imposible prever la irrupción de Vox?

No. Prueba de ello es que alguna empresa ha estado cerca del resultado: pronosticó, no los 12 escaños de Vox, pero le dio 9 o 10.

¿Redunda en la mala imagen del CIS que ni la gente ni los partidos confíen en sus previsiones?

Conociendo a Tezanos como lo conozco, procurará afinar mejor. Entrar en un sitio pisando demasiado fuerte no es aconsejable, hay primero que ver. Pero Tezanos tiene experiencia. Que se haya podido equivocar, ha podido ser él o sus colaboradores. No he hablado con él después de esto, pero creo que se dará cuenta de que hay que cambiar cosas, seguro que cambiará. Lo que ha pasado en Andalucía ha demostrado que hay que hacer algunos cambios, tiene que afinar más.

«Vox ha irrumpido en la derecha y la izquierda»

Con la experiencia de haber dedicado todo su vida a las encuestas, Díez Nicolás tiene claro que Vox, como Podemos, ha llegado para quedarse. «Vox ha salido adelante porque mucha gente de derecha y de izquierda se ha dado cuenta de que se están poniendo en peligro cosas que les importan y una de ellas es la idea misma de España». A juicio de este catedrático y académico, es posible el trasvase de Podemos a Vox como en su día se dio entre Falange y el PCE. Lo que tiene claro es que ambos partidos tienen su origen en los errores del PP y del PSOE.