El Gobierno valora refinanciar 1.600 millones a Cataluña

Durante el encuentro que esta tarde ha mantenido en el Palacio de la Moncloa con Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro

El vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda de la Generalitat de Catalunya, Oriol Junqueras, durante su intervención en el desayuno informativo
El vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda de la Generalitat de Catalunya, Oriol Junqueras, durante su intervención en el desayuno informativo

El vicepresidente de la Generalitat catalana y conseller de Economía, Oriol Junqueras, ha conseguido el compromiso del Gobierno de autorizar al Govern a emitir deuda a corto plazo por valor de 680 millones de euros

El Gobierno en funciones no descarta hacer un guiño financiero a Cataluña. Desde el miércoles por la tarde, cuando desde la Generalitat de Cataluña filtraron la entrevista de ayer entre el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, y la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, Moncloa intentó rebajar el alcance de esa conversación. Inicialmente iba a ser un café de cortesía, en respuesta a una llamada de Junqueras, y ante la filtración, que molestó en Moncloa, se incluyó en la agenda y se convirtió en un encuentro de trabajo al que también asistió el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro. La Generalitat sigue asfixiada por sus urgencias económicas, y el Ejecutivo en funciones responde en un momento político marcado por la urgencia, a su vez, de la negociación de la investidura de Mariano Rajoy.

Tras la reunión en Moncloa, el Gobierno en funciones no descarta atender una de las insistentes reclamaciones del vicepresidente catalán en lo que afecta a los vencimientos de deuda a corto plazo por 1.600 millones de euros entre julio y agosto.

Hacienda estudiará atender estos créditos mediante el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), lo que aligeraría la carga porque supone poner al alcance de las comunidades autónomas créditos más baratos que los que conseguirían en los mercados.

La Generalitat podría entonces reestructurar la deuda que le vence en el corto plazo con instrumentos a largo plazo y con un menor tipo de interés, como demanda Junqueras en un escenario en el que sigue teniendo cerrados los mercados y sólo puede financiarse a través del Estado por la precaria situación de sus cuentas. Con esta fórmula, la deuda de 1.600 millones que la Generalitat tiene con BBVA, Santander, La Caixa y Sabadell sería asumida por el FLA, al que Cataluña debería ese importe.

El Gobierno y la dirección del PP siguieron insistiendo ayer en que no hay ningún acuerdo de investidura con los nacionalistas ni con los independentistas. Pero el clima de deshielo continúa consolidándose tras el encuentro entre Montoro y Junqueras.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ya hizo un gesto a favor de aceptar esta demanda de la Generalitat el pasado mes de marzo, pero Montoro consideraba que no era una prioridad política. De hecho, fuentes de Hacienda confirmaron que por ahora lo único cerrado es la autorización para refinanciar a corto plazo, hasta septiembre, vencimientos de deuda emitidos también a corto plazo por importe de 685 millones. El pasado junio ya se autorizó la refinanciación a corto de 4.700 millones de los 5.100 millones con vencimiento inminente.

Las mismas fuentes subrayaron a este diario que el hecho de que Hacienda estudie permitir convertir a largo plazo la deuda de la Generalitat no implica que sea una prioridad «ni para Hacienda ni para Cataluña».

La Generalitat se ha hecho con un tercio del reparto del FLA, aunque desde el Gobierno en funciones aseguran que no será necesario ampliar su dotación.

En la reunión de ayer en Moncloa, también se repasaron las consecuencias del Brexit y Oriol Junqueras colocó encima de la mesa el interés de Barcelona por albergar alguna institución que pudiera salir de la City de Londres. En concreto, desde la Generalitat se ha pedido que Barcelona sea la sede de la Agencia Europea del Medicamento, que ahora está en Londres.