La Audiencia se opone al indulto de Carromero porque «hace vida normal»

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional se ha opuesto al indulto del dirigente de Nuevas Generaciones Ángel Carromero porque "no encuentra razones de justicia, equidad o conveniencia"para ello, al considerar que hace vida normal gracias al tercer grado penitenciario que disfruta.

En un informe conocido hoy la sección primera alega que Carromero, condenado en Cuba por homicidio imprudente debido a su implicación en el accidente de coche en el que murió el disidente cubano Oswaldo Payá, desarrolla "su vida profesional sin limitación alguna"-está controlado con pulsera telemática-.

El Centro de Inserción Social Victoria Kent en el que cumple condena Carromero de manera abierta informa de que su conducta es, según dice también la Audiencia Nacional en su escrito, "correcta"pero añade que "respecto a la prueba de arrepentimiento, refiere que no ha mostrado o manifestado ningún signo en tal sentido referente a los hechos condenados en la sentencia".

Por otra parte, la Audiencia Nacional tiene en cuenta también que los hechos por los que Carromero fue condenado en Cuba están penados en España "con análoga entidad"y, además, alude a que en la causa obran los antecedentes del reo y sus anteriores infracciones relacionadas con la seguridad vial cometidas en nuestro país.

Estas infracciones, recuerda también la Audiencia Nacional, determinaron que Carromero perdiera su licencia para conducir y están "íntimamente relacionadas con los hechos objeto de condena"en Cuba.

El convenio entre Cuba y España permite, recuerda el informe del tribunal, conceder el indulto, aunque impone a la parte que lo dicta informar del mismo a la otra.

El escrito de la Audiencia termina recordando que, en todo caso, el Ministerio de Justicia y el Gobierno serán quienes, en última instancia, resolverán lo que consideren más procedente.

El indulto de Carromero fue solicitado a España por el hermano del disidente fallecido, Carlos Alberto Payá, según han confirmado fuentes del tribunal.

El pasado 11 de enero, trece días después de su repatriación desde Cuba, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias concedió a Carromero el tercer grado, por lo que inicialmente quedó obligado a acudir a dormir entre semana al Centro de Inserción Social (CIS) Victoria Kent de Madrid.

Sin embargo el 14 de febrero obtuvo una pulsera telemática que le evita tener que ir a ese centro.

El pasado 4 de marzo la Audiencia Nacional rechazó suspender, mientras se tramita su indulto, la condena a 4 años de cárcel impuesta por la justicia cubana al dirigente de Nuevas Generaciones. En aquella ocasión la sala ya consideraba que, gracias a su tercer grado penitenciario, Carromero lleva a cabo una vida normal.

Así, "su inmersión dentro de la sociedad, tanto en el ámbito personal como profesional, es una realidad", decía entonces la Audiencia Nacional.