La AVT se querella contra Troitiño por unirse de nuevo a ETA

Denuncia al ex miembro del «comando Madrid» para ejercer la acusación contra él.

Troitiño fue extraditado a España el pasado día 5
Troitiño fue extraditado a España el pasado día 5

Denuncia al ex miembro del «comando Madrid» para ejercer la acusación contra él.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha presentado en la Audiencia Nacional una querella contra el etarra Antonio Troitiño –en prisión desde el pasado día 5 tras ser extraditado por Reino Unido seis años después de darse a la fuga– por un delito de integración en organización terrorista. En la misma línea que la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que instó su procesamiento al juez José de la Mata, la asociación de víctimas sostiene en su denuncia –presentada en el citado tribunal el pasado viernes– que el ex miembro del «comando Madrid» se reintegró en ETA, «concretamente en el subaparato Ihesko-Colectivo de Refugiados» en Reino Unido, adonde huyó en abril de 2011 tras ser excarcelado por la Audiencia Nacional por un error en el cómputo de sus condenas.

«Para poder mantenerse en la clandestinidad», asegura en el escrito el abogado de la AVT Antonio Guerrero, el «aparato logístico» de ETA «le hizo entrega de seis documentos nacionales de identidad españoles, dos permisos de conducir y otras dos tarjetas sanitarias europeas, documentos todos ellos falsos».

Para la asociación de víctimas, el hecho de que Troitiño ya haya sido condenado por integración en ETA (sus condenas por 22 asesinatos sumaron más de 2.700 años de prisión) «no impide que pueda volver a ser juzgado por dicho delito al haberse producido una ruptura física o material de las persona con la banda armada, con su detención e ingreso en prisión, y además una ruptura jurídica», con la mera condena previa por pertenencia a organización terrorista, «que cerró un periodo de integración en la misma, concluyendo jurídicamente un periodo de actividad delictiva dentro de la banda». La AVT tampoco imputa a Troitiño un delito de falsificación en documentación oficial, pues las autoridades británicas consintieron su entrega (tras más de tres años de batalla judicial) sólo por el delito de integración en ETA.

Al existir ya un procedimiento abierto en la Audiencia por estos mismos hechos, la denuncia presentada en el Decanato se incorporará a la causa abierta en el juzgado de De la Mata. De hecho, la AVT solicita al tribunal que le exima de desembolsar una fianza para poder erigirse en acusación popular contra Troitiño «teniendo en cuenta que el procedimiento ya está iniciado de oficio y con la intervención del Ministerio Fiscal». Además, recuerda, al tratarse de una asociación declarada de interés general que se nutre de subvenciones la imposición de una fianza obligaría «a un recorte de fondos que se dedican, precisamente, a las víctimas».

Según De la Mata, en 2011 Troitiño se puso de nuevo en contacto con ETA «a fin de que le ayudara a huir de España y así hacer ineficaz la busca y captura» dictada contra él, aceptando así «un sometimiento a las instrucciones de la organización terrorista en relación con lo que denomina “colectivo de refugiados”, rama que agrupa a sus militantes en países que no sean España o Francia, siempre a disposición de ETA». El etarra trasladó una foto suya al «subaparato de falsificación de ETA», con la que los terroristas elaboraron seis DNI falsos que los agentes hallaron en su domicilio en Londres tras su detención en febrero de 2013.