La empresa por la que circulaba el dinero de Rato está a nombre de su secretaria

Rodrigo Rato llega ayer a su casa, en el madrileño barrio de Salamanca
Rodrigo Rato llega ayer a su casa, en el madrileño barrio de Salamanca

Teresa Arellano es la administradora única de Kradonara, propiedad al 100% de una compañía gibraltareña del ex ministro.

A lo largo de los años, Rodrigo Rato creó una extensa red de más de una veintena de sociedades sin actividad real, en la mayoría de los casos, que le sirvieron para realizar cobros por sus actividades profesionales, la gestión de su patrimonio y mover dinero de un lado a otro, tanto en España como en el exterior. Relacionados con esta sucesión de empresas aparece no sólo su ex mujer, María Ángeles Alarcó, sino familiares directos, testaferros y colaboradores cercanos, así como su propia secretaria, Teresa Arellano Carpintero, que figura en al menos tres sociedades vinculadas a Rato. De hecho, su secretaria es la administradora única de una de las principales sociedades de la red con sede en España.

Como máxima responsable sobre el papel de Kradonara 2001, fundada en 2001 y con una actividad dispersa que va desde a la gestión inmobiliaria hasta la bursátil, Teresa Arellano maneja una sociedad con casi cuatro millones de euros de capital suscrito (3.896.430 euros) desde el despacho profesional de Rato, sito en el número 50 de la madrileña calle Castelló.

Desde esta sociedad, participada al 100% por la gibraltareña Vivaway Limited, se hicieron importantes movimientos de capital desde 2014, pasando de disponer de un capital de apenas 413.000 euros a los casi cuatro millones mencionados. Los investigadores de la Agencia Tributaria sospechan que, de no haber actuado a tiempo, ese capital y otros tantos millones que podrían haber pasado por Kradonara hubieran volado hacia Gibraltar, sede de Vivaway. El índice de actividad de la empresa en la que figuraba como única responsable la secretaria de Rato está catalogado como «muy alto», pese a no servir más que de correa de trasmisión de capitales entre las distintas sociedades, y se disparó mediante sucesivas ampliaciones de capital a raíz de los problemas judiciales del ex ministro. La primera, en enero de 2014, por valor de 2,6 millones de euros. La segunda, en mayo de ese mismo año, por 1,3 millones.

Kradonara era una de la principales vías para mover desde España los capitales de las distintas sociedades en las que participaba Rato directa o indirectamente (a través de su ex mujer, su hermana, sus sobrinos, familiares políticos y distintos testaferros) y una de las pistas para que la investigación se extienda más allá, ya que Kradonara tuvo como administrador único a una sociedad (Servitax SL) con sede social en la calle Serrano de Madrid, pero gestionada desde Sotogrande (Cádiz) por el despacho Plazas Abogados.

Con oficinas también en Marbella, desde donde ofrecen servicios jurídicos a inversores rusos, este despacho maneja a través de Servitax una inmensa red de sociedades participadas: nada menos que un centenar de «empresas» dedicadas casi exclusivamente a la gestión de bienes inmobiliarios, servicios financieros e intermediación en operaciones con valores y otros activos.

La Agencia Tributaria ha registrado las oficinas de este bufete para indagar si existe alguna vinculación entre la red de sociedades montada por Rato y la que gestiona el despacho con Servitax al frente. Entre el centenar de sociedades en las que figura o ha figurado como administrador único Servitax se mueven decenas de millones de euros (Zaula, con 2,7 millones de euros de capital; Delaisoto, con 1,2 millones de euros de capital; Gordini o Almoraima, con un millón de euros, son algunos ejemplos) y sus ramificaciones se extienden al exterior a través de Venyur Holding 2005 (2,5 millones de euros de capital social cuyo único socio es la empresa Chambolle) y Sasetc 34.

Domingo Plazas Navarro, socio fundador del bufete, presentó la declaración tributaria de Rato cuando éste se acogió a la amnistía fiscal y fue hasta hace dos meses y durante 13 años el administrador de Kradonara. En febrero pasado Teresa Arellano le sustituyó en el cargo.

Alrededor del eje Kradonara-Vivaway, el epicentro del holding, pululan siete sociedades españolas en las que Rato figura como administrador único. Ninguna de ellas tiene empleados, según el registro mercantil. Entre todas las firmas con sede social en su domicilio de la madrileña calle Don Ramón de la Cruz 33 (Vistarties, Explotaciones Carabaña, Rafi, Rafi Tealsa, Rodanman, Arada y Manita) acumulaban más de 2,5 millones de euros de capital conocido. La suma de capital de sus siete sociedades directas, alguna de las cuales ya refleja incidencias judiciales con la Agencia Tributaria como es el caso de Rodanman, más los 3,8 millones de Kradonara-Vivaway (suya también) se acumulan más de 6,3 millones de euros.

Además, el ex vicepresidente económico del Gobierno figura como apoderado en otras dos sociedades: El Manantial de Información (con medio millón de euros de capital) y Antigüedades Salamanca (con 685.140 euros de capital). Por último, el ex presidente de Bankia figura como consejero en una firma de la familia Figaredo que dispone de un capital cercano a los dos millones de euros.

Pero en el entorno de Rato se mueven también decenas de sociedades en las que figuran familiares y amigos como Miguel Ángel Montero. La principal es Aurosur. Con domicilio social en el despacho profesional de Rato, Aurosur dispone de 3,1 millones y un índice de actividad financiera elevado, al igual que Kradonara. Aunque Rato no figura en los datos mercantiles de esta firma, sí lo hace como administrador único Miguel Ángel Montero y como apoderada su secretaria, Teresa Arellano.

Tampoco figura el ex director gerente del FMI en la multitud de firmas vinculadas a su familia. A buena parte de ellas está vinculado el hombre de confianza de Rato, Miguel Ángel Montero, bien como presidente, como administrador o como consejero. En otras, como Ponsi Asociados (6.010 euros de capital) y con sede social en el domicilio particular de Rodrigo Rato, figura como administrador único José Rosa Rato, sobrino del ex ministro. Otro sobrino, Ramón Rato Salazar Simpson, está al frente de Fondo Tealsa (90.276 euros de capital), de la que también fueron administradores su cuñada, Felicidad Salazar Simpson, y Miguel Ángel, omnipresente en las sociedades familiares.