La Gran Sala suele estimar apenas uno de cada cuatro recursos resueltos

La Razón
La RazónLa Razón

La mayoría de los recursos contra las sentencias dictadas por cualquiera de las secciones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos no suelen pasar el filtro de ni siquiera la admisión a trámite para llegar ante la Gran Sala. El mero hecho de que eso ocurra supone de por sí que existen motivos fundados para analizar la primera decisión y que el tema objeto del recurso merece un pronunciamiento de 17 magistrados y no sólo de seis.

Sin embargo, ello no quiere decir en absoluto que se vayan a estimar las pretensiones de los recurrentes, ni mucho menos. Más bien, suele suceder todo lo contrario. Los últimos datos oficiales facilitados a LA RAZÓN desde el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) se refieren a los asuntos debatidos por la Gran Sala entre los años 2001 y 2011. En ese período resolvieron 94 recursos, de los que sólo estimaron 24, es decir, poco más del 25 por ciento. El resto de las sentencias de instancias fueron confirmadas, aunque 29 de ellas fueron devueltas a la sección para aclaraciones de las resoluciones.

Estos datos confirman la dificultad de que una decisión inicial sea revocada por la Gran Sala. En el caso de la «doctrina Parot», todo hace indicar que seguirá este mismo camino.

El presidente de la Sala que debe resolver el recurso de España contra la sentencia que revocó la aplicación de esa doctrina a la etarra Inés del Río es el luxemburgués Dean Spielmann. Magistrado del TEDH desde el año 2004, entre los meses de septiembre y octubre de 2012 fue designado vicepresidente de la Corte, para, apenas un mes después, acceder a la presidencia. Los miembros del tribunal que formaron parte de la Gran Sala y que menos tiempo llevan como jueces de la Corte son Valerio Gritco y Faris Vehahovic, representantes de la República de Moldavia y Bosnia-Herzegovina, respectivamente, quienes se incorporaron en diciembre del pasado año. En el lado opuesto se encuentra la austriaca Elisabeth Steiner, magistrada del TEDH desde 2001.

Del mismo tribunal que debe fallar forma parte el español Luis López Guerra, quien con anterioridad fue vocal del Consejo General del Poder Judicial y magistrado del Tribunal Constituciones, en ambas ocasiones a propuesta del PSOE. Fue uno de los magistrados que anuló la «doctrina Parot» en primera instancia.