La incógnita de Don Juan Carlos en el 40 aniversario de la Constitución

Las Cortes no saben si contarán con su presencia en los actos conmemorativos de la Carta Magna. En la Cámara Baja se transmite que la composición parlamentaria con partidos secesionistas estaría influyendo en la situación.

Las Cortes no saben si contarán con su presencia en los actos conmemorativos de la Carta Magna. En la Cámara Baja se transmite que la composición parlamentaria con partidos secesionistas estaría influyendo en la situación.

La invitación está cursada, pero aún no hay confirmación. El Congreso de los Diputados, a dos semanas de que el próximo 6 de diciembre se celebre el 40 aniversario de la Constitución, trabaja en los preparativos para la efeméride sin conocer a fecha de hoy si se contará con la presencia del Rey Juan Carlos.

Según se palpa en los pasillos de la Cámara Baja, confluyen dos circunstancias. Por un lado, las filtraciones de las grabaciones del ex comisario Villarejo a la empresaria alemana Corinna Larsen, aprovechas por grupos republicanos para atacar a la Corona, como Unidos Podemos-En Comú-En Marea, que ha remitido una carta a la Casa Real solicitando que explique en el Congreso «su actividad institucional como jefe del Estado durante más de 38 años y como Rey Emérito desde 2014», están empañando la estrategia de comienzos de año de Zarzuela para relanzar la imagen de la Familia Real unida, al coincidir con el 80 aniversario tanto de Don Juan Carlos como de Doña Sofía, así como reivindicar su legado en el 40 aniversario de la Constitución. Dado que en los actos conmemorativos del año pasado por el 40 aniversario de elecciones democráticas no se contó con la presencia del padre de Felipe VI, lo que no sólo supuso el malestar del ex Jefe del Estado, si no que lo filtró a los medios de comunicación, la intención era que en esta ocasión, y dado su papel principal en la aprobación de la Carta Magna española, sí tuviera un papel principal. Fuentes del Congreso informan de que la idea es que Don Juan Carlos se sitúe en el Palco Real, enfrente de la tribuna de oradores y de la presidencia del hemiciclo.

La agenda del Rey Juan Carlos se ha visto notablemente mermada en este año que pretendía ser conmemorativo: ha desempeñado 19 actos a lo largo del año, frente a los 30 de la Reina Sofía, siendo su última actividad oficial el pasado mes de junio, por la reunión del patronato de la fundación COTEC, sin contar con el almuerzo en Zarzuela por el cumplaños de la madre del Rey el pasado 2 de noviembre y su asistencia conjunta al concierto homenaje ofrecido por la Orquesta de Escuela Superior de Música Reina Sofía. Además, si el Rey Juan Carlos ha acudido a las tomas de posesión de los presidentes iberoamericanos desde su abdicación, la semana próxima será el Monarca quien viaje a México tras el nombramiento de Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, esta situación no es la única que está influyendo en la falta de confirmación de la asistencia de Don Juan Carlos. Según se transmite desde algunos sectores del Congreso, no está precisamente ilusionado con la actual composición de los escaños del Congreso. Fuentes cercanas a él informan que ha manifestado en sus círculos más íntimos su descontento con los socios independentistas del Gobierno de Sánchez y que no entiende que un Ejecutivo constitucionalista dependa del apoyo de los partidos políticos que quieren fragmentar España.

Cuatro ocasiones de especial importancia han contado con la rúbrica del Rey Juan Carlos, y uno de ellos fue precisamente la Constitución –además de la reforma política de 1976, la permanencia de España en la OTAN y la Constitución europea de 2004–, que significó la culminación del proceso de transición democrática, en el que el ex Jefe del Estado jugó un papel determinante en el que priorizó la permanencia de la unidad de España. La Corona es consciente de que ese legado que propicia la vinculación de la Institución con la democracia es uno de los pilares se su aceptación social, y no en vano la primera intervención pública de la Princesa Leonor fue la lectura de la Constitución. Así las cosas, la imagen perfecta del próximo 6 de diciembre sería la de Don Felipe y Doña Letizia acompañados por los Reyes Eméritos en la Cámara Baja, situación que aún está por ver que se produzca.