Política

La jueza deja en libertad a Eduardo Zaplana

La decisión llega después de bloquearle 6,7 millones que tenía en paraísos fiscales

El exministro Eduardo Zaplana
El exministro Eduardo Zaplana

La jueza del Caso Erial decretó la libertad de Eduardo Zaplana, según han confirmado a LA RAZÓN fuentes cercanas a la familia. Sin embargo, no ha recibido el alta médica por lo que seguirá ingresado en el hospital.

La jueza que instruye el «caso Erial» y que ayer dejó en libertad provisional al ex president de la Generalitat y ex ministro del PP Eduardo Zaplana asegura que esta medida no podía tomarse hasta recuperar los más de 6 millones de euros que supuestamente tenía en el extranjero, ya que podría recibir el tratamiento por su enfermedad en otros países avanzados.

Según el auto que acuerda la libertad provisional de Zaplana y de los otros dos detenidos, el juzgado ha dado la orden de bloquear el dinero que en dos cuentas bancarias en Suiza tenía 6.330.000 euros aproximadamente y «presunta e indiciariamente», el 90 por ciento de esa cantidad era del investigado Eduardo Zaplana, y el resto, de los otros dos investigados.

Ahora, la imposibilidad de que disponga de dicho dinero «minimiza» el riesgo de fuga, asegura la jueza, que añade que antes de haber ordenado la transferencia del dinero, Zaplana podría recibir el mismo tratamiento y control –sufre leucemia– en otros países «muy avanzados» y en los que es «difícil» conseguir extradiciones por la legislación y convenios suscritos.

Además, indica, en relación a la petición de libertad realizada por la defensa de Zaplana, que no debía estar equivocada cuando no solo el Ministerio Público sino también la Audiencia de Valencia en cuatro ocasiones ha ratificado las medidas de prisión por entender que existía un evidente riesgo de fuga. Además, se pregunta: «¿Qué riesgo para su salud supone en el axioma que se plantea el hecho de estar privado de libertad, cuando todos los medios que tiene la sanidad pública, se le están aplicando sin limite alguno?».

Por su parte, el ex presidente de la Generalitat y ex ministro de Trabajo, que ayer entregó su pasaporte, aseguró que no tiene ni ha tenido «ninguna cuenta en Suiza ni en ningún otro país fuera de España ni a mi nombre, ni al de terceros» y que tampoco ha cobrado «un euro en sobornos o comisiones ilegales» ni se «apropió» o «distrajo» fondos o activos relacionados con la administración pública.