La «purga» de Maza en la cúpula fiscal queda en dos sustituciones

Ocho de los altos cargos nombrados por Conde-Pumpido hace 11 años seguirán en sus cargos

Ocho de los altos cargos nombrados por Conde-Pumpido hace 11 años seguirán en sus cargos

La decisión del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, de no renovar a determinados fiscales jefes, especialmente en la Audiencia Nacional o al fiscal superior de Murcia, ha levantado una oleada de críticas, tanto desde la Unión Progresista de Fiscales, desde donde se aseguró que algunos de esos cambios «sólo pueden explicarse desde un interés eminentemente político e ideológico», como desde el principal partido de la oposición.

Sin embargo, y al margen de las valoraciones que se puedan realizar, los datos hablan por sí solos y son significativos. En la cúpula de la carrera, es decir, los fiscales de Sala, se afrontaba la decisión de mantener o renovar a once jefes de otras tantas fiscalías, aunque una de ellas, Anticorrupción, estaba vacante desde que cesó por jubilación su anterior titular, Antonio Salinas. Por tanto, eran, en realidad, diez fiscales jefes de Sala los que dependían de la decisión del fiscal general, tras escuchar el parecer del Consejo Fiscal.

De esas diez plazas, en ocho casos fueron renovados sus titulares, quienes llevan en sus cargos desde que hace 11 años fueron nombrados por el entonces fiscal general, Cándido Conde-Pumpido. Estos fueron los casos de los fiscales jefes del Tribunal Supremo Ignacio Campos y Pilar Barreiro; de Cooperación Internacional, Rosa Ana Morán; Antidroga, José Ramón Noreña; Medio Ambiente y Urbanismo, Antonio Vercher; Seguridad Vial, Bartolomé Vargas; Extranjería, JoaquínSánchez Covisa; y Criminalidad Informática, Elvira Tejada.

Se da la circunstancia, además, de que, según informaron a este periódico fuentes fiscales, Maza confirmó a Antonio Vercher pese a no contar con el aval de la mayoría del Consejo Fiscal. Algo similar sucedió con la jefatura de la fiscalía de Salamanca, donde el candidato propuesta tampoco recibió la mayoría de los votos.

De esta forma, los cambios quedaron circunscritos a dos plazas, de una importante relevancia, eso sí: Audiencia Nacional y la Unidad de Apoyo al fiscal general, donde los hasta ahora titulares, Javier Zaragoza y José Luis Bueren, respectivamente, dejarán su lugar a Jesús Alonso y Francisco Moreno, respectivamente. En los dos casos, el Consejo Fiscal, por un estrecho seis votos frente a cinco, se inclinó por el cambio al frente de esas fiscalías.

En cuanto a la Audiencia Nacional, las fuentes consultadas rechazaron de forma tajante que se hubiese producido por «sesgo ideológico», sino que se encuadra en la necesidad de cambiar tras once años. «Y no se nombre a uno cualquiera, sino a quien era el numero dos, conoce perfectamente la Audiencia Nacional y tiene un conocimiento exhaustivo de todo el fenómeno terrorista». En todo caso, dejaron patente la labor realizada por Javier Zaragoza, «que ha sido muy positiva, pero se entendía que lo procedente era un cambio» tras once años al frente.

Catalá cree que debería haber denunciado antes

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, respondió ayer a las declaraciones de López Bernal y aseguró que si sufrió intimidaciones y desprotección en el ejercicio de su trabajo contra los casos de corrupción que investigaba debería haberlo puesto en conocimiento de la Fiscalía General del Estado para que velara por la protección de sus derechos. Así se expresó el ministro poco antes de participar en un desayuno sobre el cumplimiento normativo en las empresas celebrado en el Club Financiero Génova, informa Ep. «Si ha tenido problemas para el ejercicio de sus responsabilidades lo podrá poner en conocimiento de la Fiscalía General o lo debería quizá haber puesto para ser tutelado en sus derechos», indicó. Catalá descartó que exista ningún tipo de purga y pidió que no se dé una imagen «tan negativa» de los nombramientos que se van a dar en la cúpula fiscal en las próximas fechas.

EL PSOE quiere que el fiscal hable en el Congreso

El PSOE anunció ayer que pedirá la comparecencia en el Congreso del fiscal saliente de López Bernal, para que explique en sede parlamentario sus «escalofriantes» denuncias acerca de presiones e intimidaciones recibidas cuando investigaba casos de corrupción. Tras conocer las revelaciones del fiscal saliente, los socialistas hicieron público que pedirán comparecencias de los ministros de Justicia, Rafael Catalá, y de Interior, Juan Ignacio Zoido, para expliquen si conocían esas denuncias del fiscal de Murcia, y que aprovecharán la presencia la próxima semana en la Cámara del fiscal general, José Manuel Maza, para pedirle explicaciones, informa Ep. En declaraciones en el Congreso, Antonio Hernando añadió ademas la petición de comparecencia del propio denunciante de las presiones aprovechando que hay una subcomisión que, a puerta cerrada, rabaja en el pacto de Estado sobre la Justicia.