Los restos de Franco podrían ser trasladados al cementerio de Mingorrubio, en El Pardo

Allí reposan los restos de numerosos militares y políticos franquistas, entre ellos Luis Carrero Blanco o Carlos Arias Navarro

Imagen aérea del cementario de Mingorrubio, en El Pardo
Imagen aérea del cementario de Mingorrubio, en El Pardo

Aunque la proposición no de ley que ha aprobado hoy el Congreso y que insta al Gobierno a exhumar los restos de Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera y sacarlos del Valle de los Caídos no es vinculante y no obliga al Ejecutivo, la abstención del PP en la votación apunta a que los cuerpos de ambos podrían salir de la basílica a corto o medio plazo.

La cuestión a partir de ese momento es saber el destino de los restos mortales. Todo apunta a que el cuerpo del dictador podría descansar definitivamente en el madrileño cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, muy cerca de la residencia en la que vivió y que ahora se dedica a alojar a las visitas de Estado extranjeras.

En el Cementerio de Mingorrubio se encuentran ya enterradas varias personalidades del régimen franquista, entre ellos encontramos presidentes de Gobierno, como el almirante Luis Carrero Blanco, asesinado por ETA en 1973, y Carlos Arias Navarro, último presidente del Gobierno del régimen franquista. También reposan allí ministros de la época de la democracia y de la dictadura como Nemesio Fernández Cuesta Illana (ministro de Comercio), Juan José Rosón (ministro de Interior con la UCD de Alfonso Suárez), Félix Álvarez-Arenas (ministro del Ejército con Franco); Francisco Fernández Ordoñez, Pedro Nieto Antúnez (ministro de Marina): Pablo Martín Alonso o militares como Carlos Iniesta Cano, Francisco Franco Salgado-Araujo o Guillermo Quintana Lacaci.

Los restos mortales del pintor Daniel Vázquez Díaz, el historiador Romeu de Armas, el arquitecto Gutiérrez Soto, el jurista Francisco Tomás y Valiente, asesinado por ETA, en 1996, el promotor inmobiliario José Banús o Joaquín Calvo Sotelo también descansan allí.

Además, en el sótano de la capilla del cementerio madrileño reposan los restos de Carmen Polo y Martínez-Valdés, esposa de Franco, fallecida en 1988. La cripta donde está enterrada ocupa toda la planta con una cúpula abovedada obra de Santiago Padrós, con capacidad para unas nueve sepulturas más, tiene seis metros de largo por seis de ancho.

También estuvo allí enterrado Francisco de Borbón, hijo del duque de Cádiz y Carmen Martínez-Bordiú y bisnieto de Franco.