Margallo dice que España seguirá «muy de cerca» la situación en Venezuela

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha afirmado hoy que el Gobierno ha llevado a cabo "gestiones muy discretas"para que se ponga fin a la violencia en Venezuela y se fomente el diálogo y ha asegurado que se seguirá "muy de cerca"la situación en el país latinoamericano.

García-Margallo ha respondido así en la sesión de control del Senado a una pregunta de Iñaki Anasagasti (PNV) sobre si está preocupado por la detención de opositores políticos y manifestantes en Venezuela, país que ha anunciado que revisará sus relaciones diplomáticas con España tras una reunión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con la esposa de un disidente detenido.

El senador del PNV ha aplaudido que Rajoy recibiera a Lilian Tintori, esposa del opositor venezolano Leopoldo López, y ha considerado que hasta ahora el Gobierno no se había preocupado por los derechos humanos en Venezuela y sí por las empresas del país.

El jefe de la diplomacia española le ha respondido que el Ejecutivo siempre ha defendido los derechos humanos en Venezuela y ha recordado que el Gobierno del país latinoamericano ya le dijo en otra ocasión que "no metiera las narices"en un asunto "y no fue por defender a las empresas españolas".
Se refería García-Margallo a las tensiones diplomáticas que vivieron España y Venezuela el año pasado por las elecciones celebradas en el país tras la muerte de Hugo Chávez y que supuso la llamada a consultas del embajador de Venezuela en Madrid.

"El Gobierno ha seguido de cerca la situación desde que se produjeron las primeras manifestaciones en febrero y abril", ha subrayado el ministro de Exteriores.

Ha señalado que el Gobierno, desde el respeto a las leyes y al ordenamiento jurídico de Venezuela, se ha sumado en este tiempo a las declaraciones de organismos regionales como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) a favor del respeto de los derechos humanos.

Además, ha continuado, ha llevado a cabo "gestiones muy discretas para que se ponga fin a la violencia y se fomente el diálogo en Venezuela, que permita una convivencia pacífica entre los venezolanos más allá de sus diferencias políticas".

García-Margallo ha insistido en que el Gobierno ha apoyado los esfuerzos de acompañamiento de la comisión de cancilleres de Unasur, "apoyados por los buenos esfuerzos de la Santa Sede", que actualmente están "estancados". "Deseamos que eso continúe", ha matizado el ministro de Exteriores.

"Seguiremos muy de cerca la situación en una nación que nos es muy cercana", ha añadido.

Anasagasti ha criticado al ministro por no decir nada sobre la respuesta del Gobierno venezolano a la reunión de Rajoy con Tintori y le ha preguntado el motivo por el que no ha convocado esta vez el embajador venezolano en Madrid.

"Se lo pasa por el arco del triunfo", le ha dicho el senador del PNV, quien le ha recordado que Venezuela, al igual que España, también será miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU para el bienio 2015-2016, por lo que tendrán "oportunidad"de "trabajar mucho", sobre todo en "derechos humanos".

"Yo, de usted, lecciones en derechos humanos dentro de España y fuera, las justas", le ha respondido el ministro, quien ha lamentado que nada de lo que hace le guste al senador del PNV.

"¡Hay que ver lo que hubiese escuchado mi sucesor si no hubiésemos entrado en el Consejo de Seguridad, y le aseguro que no era fácil! ¡Qué hubiese oído mi sucesor si España no hubiese conseguido para Arias Cañete la cartera de Energía y Clima! ¡Qué hubiese escuchado mi sucesor si la Comisión hubiese hecho las observaciones sobre el presupuesto español que ha hecho sobre el presupuesto francés y el italiano!", ha exclamado.

"Por una vez diga que lo hemos hecho bien. Por poco dinero entrar en el Consejo está francamente bien", ha dicho García-Margallo, antes de apostillar: "Lamento que hayamos entrado en el Consejo de Seguridad porque si no hubiésemos entrado tendría usted otro ministro con el que ensañarse".

Las palabras del jefe de la diplomacia española se producen después de que hace sólo unos días el presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijera que hará una "revisión global"de las relaciones con España "por respeto a la dignidad"del país.

Sólo unos días antes el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, mantuvo en la sede del partido y no en el Palacio de la Moncloa una reunión con Lilian Tintori, a quien preguntó por la situación de su marido, encarcelado desde febrero por acusaciones relativas a hechos de violencia al término de una marcha antigubernamental.