Moncloa se remite a la Justicia: «El procés está liquidado»

Advierte de que Cataluña no puede asumir el riesgo de que su president sea inhabilitado.

Periodistas, ayer, durante el pleno de investidura que se celebró en el Parlamento catalán
Periodistas, ayer, durante el pleno de investidura que se celebró en el Parlamento catalán

Advierte de que Cataluña no puede asumir el riesgo de que su president sea inhabilitado.

Moncloa se limitó ayer a remitirse a las decisiones judiciales que hoy adopte el Tribunal Supremo. Y a ratificarse en la idea de que «el procés está liquidado» y de que no hay alternativa a un nuevo Gobierno de la Generalitat que se ajuste a la Constitución y al Estatuto catalán y renuncie a la vía unilateral. No obstante, Mariano Rajoy ha cancelado su viaje a Angola para seguir los acontecimientos políticos en Cataluña.

El Gobierno no entró a valorar el discurso del candidato Jordi Turull porque «es una entelequia». «No hay acuerdo entre los independentistas y no se puede investir a quien tiene dificultades objetivas para desempeñar la tarea de Gobierno por sus problemas judiciales. Fue, además, un mensaje ajustado a la presión judicial», sentenciaron. Será el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena el que hoy decida realmente el futuro de la investidura de Turull y de la estrategia independentista. «La responsabilidad es de ellos, por negarse a aceptar la realidad y buscar permanentemente el conflicto con candidatos que no pueden gobernar la Generalitat por sus problemas judiciales», insisten en el Ejecutivo.

A la espera de lo que hoy pueda suceder en el Supremo, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, calificó de «sorprendente» y «poco serio» el pleno de investidura que ayer se celebró. «Se ha convocado en 24 horas, sin ningunas transparencia y justo antes de que el candidato preste declaración ante el juez». Méndez de Vigo insistió en que Cataluña necesita «un presidente de todos, no sólo de una parte», para «restaurar la normalidad constitucional y estatutaria». «Esperamos que eso sea lo que suceda, por tanto creemos que todo lo que se haga en Cataluña y más en estos momentos tiene que hacerse con seriedad, con respeto a la ley y con respeto a los derechos democráticos de todos los parlamentarios», añadió. Respecto a la vigencia de la aplicación del artículo 155, Méndez de Vigo volvió a reiterar que se mantendrá «hasta que haya un presidente legalmente investido de acuerdo con el orden constitucional». El secretario de Estado de Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro, advirtió de que Cataluña no puede «someterse al riesgo» de que sea inhabilitado su nuevo presidente porque sería un «golpe muy duro» a la credibilidad de sus instituciones. «Torrent sigue actuando como correa de transmisión del independentismo. Está actuando con arbitrariedad y obedeciendo a intereses sectarios», criticó.